Analiza cómo afecta el despido procedente al paro

despido procedente paro

¿Conoces la diferencia entre un despido procedente y uno improcedente? ¿Sabes cuáles son los tipos de despidos regulados en España? ¿Se puede cobrar la prestación por desempleo en caso de que el despido sea procedente? Éstas son algunas cuestiones legales que como empresario, o como trabajador, deberías conocer.

El desconocimiento de la normativa vigente puede llevarte a infringir la ley, por eso, como empresario, debes conocer y asesorarte en este campo. Además, el dominio en este tema te puede ayudar a resolver ciertas dudas como los derechos que pueda adquirir el trabajador tras finalizar un contrato. La extinción de un contrato puede producirse por diversos motivos. Sin embargo, cuando la decisión de concluir la relación laboral, establecida mediante un contrato laboral, es tomada por el empresario, a esta ruptura laboral se le denomina despido.

Diferencia entre despido procedente, despido improcedente y nulo

Ante cualquier tipo de despido el trabajador tiene derecho a acudir ante un juez si lo considera oportuno. Para interponer la demanda el trabajador dispone de un plazo de 20 días hábiles. El juez será el encargado de dictaminar el despido como procedente, improcedente o nulo. ¿Qué diferencias hay entre estos tres despidos?

Despido procedente. Cuando la autoridad competente considera que el despido es procedente es porque da por probadas las causas que han motivado el despido. Causas que deben detallarse en la carta de despido.

Despido improcedente. Si el juez estima que no hay pruebas que corroboren los hechos expuestos por el empresario, determinará que el despido es improcedente. También puede ocurrir que, aun demostrados los hechos, se haya producido un error en la forma, motivo por el que un despido podría ser considerado como improcedente. En este caso, el empresario deberá readmitir al trabajador o abonarle la indemnización oportuna, que será de 45 días por año trabajado hasta febrero de 2012 y de 33 días por año trabajado tras esta fecha, hasta un máximo de 24 mensualidades.

Despido nulo. Declarar un despido nulo implica que hay indicios suficientes que demuestran que el despido se ha realizado por causas de discriminación prohibidas por la Ley o que se ha producido una violación de los derechos fundamentales del trabajador.

  • Haber cotizado al menos 360 días en los 6 años anteriores a la fecha de extinción de tu actual contrato de trabajo.
    • Además, el trabajador debe encontrarse en situación legal de desempleo.
    • Ha de comprometerse a buscar activamente un nuevo empleo.
    • Debe estar inscrito como demandante de empleo en el servicio público de empleo de la comunidad autónoma en la que viva.
  • Por la muerte, jubilación o incapacidad del empresario.
    • Despido procedente o improcedente.
    • Resolución voluntaria del trabajador siempre que cumpla con los requisitos establecidos por ley, como un cambio sustancial en las condiciones del contrato.
    • Suspensión temporal de empleo o reducción de la jornada en un expediente de regulación de empleo (ERE).
    • Finalización de un contrato temporal o en periodo de pruebas.
    • Incapacidad permanente total del trabajador para la profesión habitual.

En este supuesto el empresario tiene la obligación de readmitir al trabajador y abonarle el salario desde que se efectuó el despido.

¿El despido procedente da derecho a paro?

El término paro se utiliza frecuentemente como sinónimo de desempleo, pero también para hacer referencia a la prestación contributiva que se puede cobrar cuando una persona se encuentra en esta situación. En nuestro país, existen una serie de prestaciones económicas y subsidios dirigidos a personas que se encuentran en situación de desempleo. Estas medidas de protección tienen el propósito de ayudar temporalmente a estas personas que han perdido su trabajo. El denominado paro es una prestación contributiva, esto es, para poder cobrarse, la persona tiene que haber trabajado por cuenta ajena anteriormente y cumplir con una serie de requisitos: Para solicitar la prestación y que ésta te sea concedida, debes cumplir con los requisitos señalados, entre los que se encuentra estar en situación legal de desempleo, que no debes confundir con estar desempleado o sin trabajo. Para que un trabajador se encuentre en situación legal de desempleo debe encontrarse sin trabajo por alguno de estos motivos: El hecho de que un despido sea considerado como procedente, esté justificado y se base en lo estipulado por ley, no exime de poder cobrar la prestación contributiva por desempleo. No obstante, para poder cobrarse, el trabajador debe reunir el resto de requisitos, de lo contrario no podrá optar a esta prestación, aunque en función de su situación puede que le corresponda algún tipo de ayuda o subsidio por desempleo.

 

Post relacionado:

Tipos de despidos procedentes ¿Cómo afecta cada uno al cobro del paro?