Alternativas de dirección de marketing en entornos de crisis económica

Dirección de marketing

La crisis económica en España y el mundo ha supuesto un antes y un después para un buen número de emprendedores. Debido a su alcance, desempeño y posicionamiento, fueron las empresas pequeñas y medianas las que sintieron con más fuerza la reducción de ingresos y beneficios netos.

El marketing fue una de las áreas en las que más se notaron los efectos de la recesión. Al verse obligadas a priorizar gastos, las empresas tuvieron que reducir la inversión en estrategias de mercado, comunicación y publicidad. Esto implicó una menor presencia de ciertos productos en los mercados. O al menos, un menor grado de impacto entre los clientes. Muchas marcas diluyeron su carácter y personalidad hasta hacerse casi invisibles. Sin embargo, no para todos los emprendedores la crisis supuso el fin de un ciclo. Para otros, gracias a su audacia y capacidad de reacción suficiente, el nuevo escenario se convirtió en la oportunidad perfecta para repuntar o relanzar sus negocios. Es decir, se adaptaron a la crisis y encontraron nuevas vías para el posicionamiento. En lo que se refiere a España, los sectores que más emprendedores han sumado desde el año 2010 han sido el comercio y la reparación de vehículos, que representan el 26% de los autónomos. Les siguen otros como la construcción, la hostelería, la agricultura, la ganadería, la pesca y la industria manufacturera.  

Claves del marketing en tiempos de crisis

Está comprobado que durante las crisis económicas, la gran mayoría de consumidores replantea sus hábitos de compra. La práctica que más predomina es la que se deriva del denominado «efecto de sustitución», según el cual las personas tienden a cambiar los artículos que han adquirido tradicionalmente por otros más baratos. Y al cambiar los hábitos de consumo, es necesario que también lo hagan las estrategias de marketing. Las empresas deben adaptar dichas estrategias para que los clientes no pierdan el interés por sus productos. ¿Cómo hacerlo? ¿Qué prácticas se pueden seguir para que el marketing siga teniendo el mismo impacto? A continuación mencionamos algunas ideas:

  • Mantener la inversión en publicidad:

Aunque las cuentas no cierren, es importante que las empresas no dejen de invertir en publicidad. Cada nueva estrategia es una inversión a mediano o corto plazo. Si disminuye esa inversión, disminuirá el impacto del producto.

  • No perder de vista a los clientes:

Los clientes son el principal activo de las empresas. Son ellos los que pueden ayudar a mitigar los efectos de una crisis económica. Del mantenimiento del vínculo entre la empresa y sus clientes dependerán los beneficios.

  • Adaptarse a la tecnología:

El marketing online es una de las herramientas más empleadas en la actualidad. Muchas empresas han iniciado labores en este contexto. Otras, en cambio, se han debido adaptar a lo que esto supone: cambio de imagen, formación, cualificación y asumir nuevas formas de mercado. La alfabetización digital, un término tan usado en ciertos círculos profesionales, también puede aplicarse a aquellas empresas que han dado el salto hacia el dominio de herramientas de este tipo.

  • Buscar nuevas relaciones:

En el mismo sentido que el ítem anterior, se trata de entender que las relaciones entre clientes y productos han cambiado y que es necesario asumir este escenario. Por ejemplo, la presencia de redes sociales, App y otras herramientas han creado nuevos hábitos de consumo. Este tipo de marketing puede ser un aliciente para la recuperación o el relanzamiento de ciertas marcas.