7 razones por las que delegar algunas de tus funciones

Atender a tus clientes y proveedores, buscar nuevos negocios, gestionar la contabilidad de la empresa, diseñar las estrategias de marketing, planificar y controlar cada uno de los proyectos que se llevan a cabo o distribuir las tareas entre tus trabajadores, son algunas de las funciones de las que seguramente te encargues. Desempeñar de manera eficaz todas estas tareas y funciones que tienes asignadas, puede ser misión imposible si no delegas algunas de tus responsabilidades entre los miembros de tu equipo.  Pero ¿Por qué delegar y qué ventajas tiene? Lo cierto es que delegar funciones conlleva más ventajas que inconvenientes, siempre que se sepa qué delegar y a quién.

 

iStock_000003253995_Small

  

Aquí te exponemos siete razones de peso por las que debes delegar algunas de tus tareas entre los miembros de tu equipo.

  1. Disponer de más tiempo para ti y para desarrollar otras tareas. Una de las principales razones por las que una persona decide que ha llegado el momento de delegar es porque no es capaz de concluir, de manera eficaz y dentro de los límites de la jornada laboral, el trabajo que tiene asignado. Al delegar ciertas funciones, tu puedes hacerte cargo de las tareas de gestión más importantes para tu empresa, además de disponer de cierto tiempo libre para disfrutar de tu familia, amigos y para tu esparcimiento personal.
  2. Disminuir el estrés. Cuando existe una sobrecarga de trabajo que perdura en el tiempo y se observa que el trabajo no sale adelante tal y como estaba planificado, aparecen los primeros síntomas de estrés que, de no tomarse medidas, se irán agravando. Al delegar responsabilidades, las funciones son compartidas, la carga de trabajo disminuye y es más fácil alcanzar los objetivos y cumplir con los plazos establecidos, por lo que el nivel de estrés es mucho menor.
  3. Mejorar la productividad. Cuando las responsabilidades son delegadas de manera adecuada, es decir, se confían las funciones atendiendo a los gustos y habilidades de cada persona, el rendimiento incrementa y la eficiencia es notable. Cuando una persona conoce lo que tiene que hacer y, además, sabe cómo hacerlo, no pierde tiempo en buscar información o aprender la forma de hacerlo, por lo que la productividad de la empresa se ve incrementada.
  4. Desarrollar las capacidades de tus trabajadores. Al transferir tus responsabilidades a otras personas, les estás ofreciendo la capacidad de aprender, de crecer profesionalmente y de desarrollar nuevas habilidades y destrezas que, con gran seguridad, no habían necesitado poner en práctica hasta el momento.
  5. Favorecer la motivación. Delegar responsabilidades significa confiar en las habilidades y destrezas de la otra persona, creer en sus capacidades, en que la persona puede realizar la función encomendada de manera eficaz. los trabajadores en los que se delegan las funciones, se sienten valorados y su motivación e implicación por el trabajo se ve reforzada.
  6. Potenciar el compromiso con la empresa. Es otro de los motivos por los que es conveniente delegar responsabilidades. Cuando se le confía a cualquier persona una responsabilidad, su implicación en esa tarea es mucho mayor, pero también su compromiso al sentirse parte responsable del funcionamiento y de los éxitos de la organización.
  7. Mejorar las relaciones y la comunicación entre los miembros. Una eficaz delegación de funciones favorecerá la creación de un ambiente de trabajo cálido y positivo y el establecimiento de buenas relaciones entre sus miembros. Además, al delegar tareas es necesario mejorar tanto los canales de comunicación como las habilidades comunicativas, para que la asignación y el desempeño de responsabilidades sea eficiente.