Ventajas y desventajas de emprender

emprender

Si tu empleo no te satisface, quieres vivir libre de jefes y horarios rígidos o, simplemente, te apetece poner en marcha tu propio negocio, es importante que tengas en cuenta que en el camino entre una idea inicial y un emprendimiento exitoso hay que atravesar numerosas etapas y, por supuesto, superar muchos obstáculos. Por eso, es necesario que desde el principio tengas muy claro cuáles son las ventajas y las desventajas de emprender. Te las contamos a continuación.

Ventajas

Sin ninguna duda, la principal ventaja de emprender es que podrás librarte de los jefes: nadie te dará órdenes, nadie te controlará, nadie te reprenderá ni sermoneará. Serás tú quien tomará las decisiones, pudiendo escoger tu propia metodología de trabajo. Además, podrás escoger con quién trabajas. Por supuesto, es importante que tengas en cuenta que tendrás la posibilidad de marcarte tus propios horarios, por lo que lo tendrás más fácil para conciliar tu vida laboral con la familiar y, si quisieras, con la formativa.  

Otra ventaja que hay que tener muy en cuenta es que, al emprender, podrás trabajar en lo que verdaderamente te apasiona. Confucio ya lo dijo en su momento: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”.

También queremos destacar que, si el negocio funciona como esperas, podrás ofrecer trabajo a otras personas, lo que te hará sentir muy orgulloso. Y no solo eso, sino que si finalmente tiene éxito, podrás aspirar a tener mayores ingresos que trabajando para otra persona. Eso sí, es importante tener en cuenta que en las etapas iniciales lo normal es que los gastos sean mayores que los ingresos, por lo que hay que tener paciencia.

Por supuesto, debemos destacar la satisfacción personal que supone el trabajo bien hecho, especialmente si lo desarrollas desde su gestación hasta su ejecución, bajo tu propia percepción de cómo debe realizarse.

Inconvenientes

Aunque, como has podido comprobar, las ventajas de emprender son numerosas, antes de poner en marcha tu negocio deberás tener en cuenta los inconvenientes. Una de las mayores desventajas de ser tu propio jefe es que deberás dedicarle muchas horas de esfuerzo y dedicación a tu negocio, especialmente al principio. En este sentido, es importante que tengas en consideración que el control y la supervisión de todas las decisiones que se toman y de las actividades que se llevan a cabo es constante.

Por otro lado, hay que señalar el riesgo económico de emprender, ya que cualquier negocio requiere de medios económicos para iniciarse, pero no existe ninguna garantía de que éste vaya a ser exitoso o un auténtico fracaso. Por tanto, todo emprendedor se arriesga al poner en marcha su proyecto. En la misma línea, hay que destacar la inseguridad económica, ya que los ingresos pueden variar mucho de un periodo a otro. El principal problema es que el éxito de un negocio depende, en gran medida, de los factores externos. En relación con lo anterior, queremos destacar la incertidumbre, que es constante para el empresario.

 

Más información:

Siete pasos para emprender un negocio