Todas las claves de la oficina digital

¿Cómo es una oficina moderna? ¿En qué se diferencia de la tradicional? Las nuevas tecnologías han cambiado muchos de los aspectos de la vida cotidiana incluido, claro está, el ámbito laboral. Los espacios de trabajo de antes poco a poco van derribando barreras para convertirse en lugares en los que muchos de los corsés de las antiguas organizaciones han desaparecido.

 

En la actualidad hay que empezar a olvidar los despachos cerrados, las mesas individuales y las zonas de trabajo cerradas. La necesidad de un desarrollo continuo de las tareas necesarias para el adecuado funcionamiento de la empresa lleva a plantear espacios abiertos en las que los equipos puedan desenvolverse eficientemente.

 

Las oficinas modernas cumplen máximas de la gestión lean. ¿Qué es la gestión lean? Una filosofía de trabajo nacida en la compañía japonesa Toyota por la cual menos es más y la producción viene desde atrás hacia adelante. Se trata de “eliminar las barreras que impiden la generación de valor al cliente y frenan tareas que hoy son clave, como el trabajo en equipo y la movilidad de los trabajadores”, señalan en el blog de la multinacional Sage.

 

Además de eliminar puertas -siempre que se pueda-, otro de los aspectos clave en la oficina del siglo XXI es la adaptación a las nuevas tecnologías. ¿Cómo se produce este cambio? No hace falta hacer un salto en el tiempo hacia atrás para explicar cómo se ha llegado a la nube y cómo mediante dispositivos móviles podemos desarrollar nuestras tareas en todos los espacios posibles. Las salas de reuniones son ahora mayoría en detrimento del cubículo clásico.

 

La manera de comunicarse ha sido una de las claves en esta oficina moderna. La agilidad que supone poder trabajar en remoto ha dado un vuelco a cómo se plantean los espacios de trabajo de las empresas en el siglo XXI.

 

Más información:

La oficina se simplifica: menos es más en el entorno de trabajo digital

Fundamentos de la gestión lean

Así es la sede de BBVA