Tecnología, productividad y ¿empleo?

Productividad y empleo siempre han ido de la mano, tanto en Estados Unidos como en Europa. A medida que crecía uno aumentaba el otro. Se podría decir que se trataba de un matrimonio bien avenido del que una mayoría se ha podido beneficiar en mayor o menor medida durante muchos años, especialmente desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, según apuntan diversos expertos, la irrupción de la tecnología está provocando el divorcio entre dos aspectos intrínsecos al progreso de la sociedad.

 

En el diario estadounidense The New York Times le dedicaron en 2012 un interesante artículo a la cuestión titulado Jobs, Productivity and the Great Decoupling en el que mostraron gráficamente cómo se produce este “desacople” entre empleo y productividad. El artículo revela el paralelismo que se ha producido entre ambos indicadores hasta los años 90, momento en el que la productividad continúa su trayectoria ascendente y el empleo se estanca o incluso cae.

 

En Sintetia, blog especializado en economía y finanzas, han analizado este artículo y los datos que se revelan. Según se puede observar en la investigación del NYT,  es claramente a partir del año 2000, cuando se produce la masificación de las tecnologías de la información, que el llamado “desacople” de acentúa. “La naturaleza” de los cambios y avances tecnológicos han hecho innecesaria mucha mano de obra, con su consiguiente disminución de empleo.

 

La pérdida del empleo para algunos se convierte para otros en el momento de la adaptación a un nuevo mercado laboral. Es decir, los que la tecnología borraba del mapa se iban creando poco a poco en otros ámbitos. Hasta que estalló la crisis en 2008 y el empleo volvió a caer para la mano de obra menos cualificada, una tendencia que se mantiene en la actualidad en muchas regiones.

 

El artículo del NYT sostiene que la automatización será cada vez más intensiva tanto en Estados Unidos como en Europa y que en el futuro los trabajadores se dividirán en dos bloques: los que les dicen a las máquinas qué hacer y aquellos a los que las máquinas les dirán qué hacer.

 

Más información:

Las nuevas tecnologías y la transformación del mercado laboral

Jobs, Productivity and the Great Decoupling