Seis puntos que describen el método Just in Time que funciona en Toyota

metodo just in time

Seguro que has oído hablar del método Just in Time (JIT) en alguna ocasión pero, ¿sabes en qué consiste? Se trata de un sistema de organización de la producción para las fábricas que permite aumentar la productividad y, de hecho, explica gran parte de los éxitos actuales de las empresas de Japón, sus grandes precursoras. Y es que este método nació precisamente allí, donde fue aplicado por la empresa automovilística Toyota, aunque no tardó en extenderse a otras compañías. Consiste básicamente en producir los artículos necesarios en el momento preciso y en las cantidades exactas.

Para que entiendas mejor en qué consiste este método, hoy vamos a describirlo en seis puntos.

 

Fabricación celular

En primer lugar, queremos comentar que, con el objetivo de simplificar las fábricas, el método Just in Time propone organizarlas de manera que se simplifiquen los flujos de material. Así, optan por una distribución en planta en la que cada lugar de trabajo está compuesto por una serie de máquinas dispuestas en forma de “U”. Así, se facilita un acceso más rápido a las mismas por parte del personal.

 

Trabajadores polivalentes

Por otra parte, es importante tener en cuenta que los trabajadores de la fábrica en cuestión reciben formación para manejar toda su maquinaria. Así, todos los empleados están preparados para atender varias máquinas de la célula simultáneamente. Además, lo normal es que el personal también ejerza otras tareas: transporte de materiales y productos dentro de la célula, pequeñas reparaciones, mantenimiento preventivo, etc.

 

Sistema de producción pull

También es importante señalar que, en contraposición a los sistemas de producción push o de empuje, el método Just in Time apuesta por los sistemas pull o de arrastre, que no permiten que se inicie la producción hasta que no sea requerida por los clientes.

Pequeños lotes

Otra característica clave de este método es que reduce el tamaño de los lotes de fabricación, siempre teniendo en cuenta la cantidad demandada por el cliente. Por tanto, se aumenta el número de lotes de fabricación que deben llevarse a cabo. En este sentido, es importante tener en cuenta que producir en pequeños lotes permite mantener un mayor control de los niveles de inventario y detectar posibles fallos en el proceso.

 

Menos errores

Como te íbamos diciendo, gracias a la producción en pequeños lotes se pueden detectar posibles fallos en el proceso. Además, es importante tener en cuenta que, al no tener stocks acumulados, la producción de unidades con defectos no obliga a su reprocesamiento, lo que suele suponer un coste adicional.

 

Contratos a largo plazo con proveedores

Por último, queremos comentar que para que este método funcione de forma correcta, la empresa debe establecer contratos a largo plazo con los proveedores para que éstos suministren los materiales en el momento necesario y con el nivel de calidad estipulado. De hecho, el Just in Time obliga a los suministradores a programas de entregas muy exigentes.

 

 

Más información:

Cómo mejorar la productividad de la empresa dividiendo las tareas con el método Kanban