Seis consejos infalibles para motivar a tu equipo

Cuando una empresa se encuentra en dificultades, motivar a los profesionales sin aumentar demasiado los costes resulta esencial para lograr la supervivencia. Si las condiciones se vuelven demasiado duras, o si el negocio crece demasiado y parece que la fuerte carga de trabajo no va a terminar nunca, el responsable del equipo debe utilizar elementos de motivación que vayan más allá del pago de un cheque.

La rotación de los profesionales siempre resulta un fuerte gasto en cualquier empresa, no sólo por los costes de selección, sino también por el descenso de la productividad.

Por lo tanto, vale la pena mantener a los miembros más adecuados dentro del equipo. Si motivas a las personas a partir del reconocimiento de su trabajo –dejando a un lado los complejos sistemas de análisis de rendimiento y costes – contribuirás a su permanencia en la empresa de un modo directo, además de que tú mismo te sentirás mejor.

 

Los siguientes seis consejos te ofrecen unas pautas para establecer estrategias de motivación que pueden servir tanto a tu equipo como a la empresa en general:

 

1. Conoce a los miembros del equipo

Esto puede parecer algo simple, incluso obvio, pero, ¿estás seguro de que conoces realmente a las personas que trabajan contigo? Normalmente, los profesionales se abren a los directivos que muestran interés por ellos más allá de un mero informe de resultados. Si quieres fomentar la relación personal con las personas que comparten tu entorno de trabajo, es conveniente que entables conversaciones informales y que les hagas ver cada cierto tiempo que recuerdas lo que han hablado, por ejemplo, preguntándoles cómo les ha ido a sus hijos en una competición deportiva en la que iban a participar o cosas por el estilo.

 

2. Comunica

Si preguntas a las personas por qué dejan una empresa, a menudo oirás hablar de una falta de comunicación que puede estar referida a los logros conseguidos o a la poca información sobre nuevos proyectos o procedimientos, etc.

Recuerda que los grandes líderes son buenos comunicadores y aprovechan cualquier ocasión para dar información a quienes trabajan con ellos, y lo hacen de una manera sencilla y en términos que son fácilmente comprensibles por todos. Aquí tienes algunos consejos para comunicarte mejor con los miembros de tu equipo:

  • Habla sobre los resultados. Haz saber a todos qué tal lo está haciendo el equipo o la empresa (después de asegurarte de que la alta dirección está de acuerdo en que lo hagas). Puedes ofrecer información a menudo y en pequeñas dosis, pero asegúrate de que todos se enteran de los mismo.
  • Agradece los éxitos. Por ejemplo, enviando cada mes una nota escrita a mano al miembro del equipo que haya ofrecido el mayor rendimiento. Haz lo mismo cuando un cliente te haya expresado su satisfacción. Comunica para motivar y para hacer que los demás se sientan parte del éxito logrado.
  • Mantente visible. No te ocultes tras una puerta cerrada o una dirección de correo electrónico (que nunca debe ser utilizado en lugar de una conversación cara a cara). En momentos delicados, el liderazgo consiste en dejarse ver, hacerse escuchar y conducir al resto del equipo a través de las dificultades.

 

3. Premia el trabajo bien hecho (sin que afecte demasiado al presupuesto de la empresa)

Repartir reconocimientos no cuesta nada y es una herramienta estratégica clave para reducir los abandonos y construir un equipo eficaz. A veces es más importante cómo lo dice que el mensaje que quiere trasmitir en sí mismo. A continuación se presentan algunas sugerencias para hacerlo:

  • Convierte el tablón de anuncios de la empresa en un espacio de información y reconocimiento de méritos.
  • Sorprende a las personas haciendo algo bien. Acercarse a la zona de trabajo de un empleado y hacerle ver que le gusta cómo lo está haciendo puede llevarle menos de un minuto, pero es una buena forma de demostrar que estás agradecido por sus esfuerzos y es capaz de darse cuenta de ellos. También puedes dejarles mensajes en el contestador o enviarles un e-mail para felicitarlos.
  • Actúa de forma inesperada. Por ejemplo, cuando el equipo se encuentra cansado después de una semana dura, o de haber cumplido un plazo de entrega exigente, puedes sorprenderlos pidiendo algo especial para comer o dejándoles una tarde libre. Son cosas que no cuestan mucho, pero ofrecen grandes beneficios.
  • Ten reuniones individuales. En ellas, además de demostrar tu agradecimiento por el trabajo bien hecho, puedes ofrecerles consejos y actuar como mentor o coach.

 

4. Da las gracias a menudo

Seguramente te sorprenderías si supieras cuántos profesionales sienten que no se aprecia su trabajo porque rara vez escuchan la palabra “gracias” en boca de los clientes, de sus compañeros o de los responsables del equipo. Recibir agradecimientos por un acto –aunque sea insignificante– nos hace sentir mejor y estar preparados para volver a ayudar. El agradecimiento disipa la tensión, muestra a los demás que tú los aprecias y demuestra respeto.

Está demostrado que el reconocimiento de los esfuerzos ajenos fortalece la lealtad, el respeto y el compromiso, además de ayudar a seguir trabajando duro. A veces puedes marcar la frontera entre ser visto como un jefe duro y exigente o como un líder excelente.

 

5. Diviértete

Pasarlo bien y mostrar el lado humano al equipo es otra forma de motivar a sus componentes, además de ayudarte a que disfrutes más con tu trabajo. Además, demostrarás que realmente tienes confianza en ti mismo, un estilo de liderazgo convincente y fe en el equipo que estás dirigiendo hacia la consecución de sus objetivos.

Haz algo distinto, inesperado y divertido para ti y tu equipo; si quieres crear un entorno de lealtad y compromiso, centrado en los resultados, es necesario que incorpores la diversión al lugar de trabajo.

 

6. Celebra los éxitos, tanto los grandes como los pequeños

La adquisición de un nuevo cliente, la finalización de un proyecto, el nacimiento del hijo de un miembro del equipo… todas son buenas razones para hacer una pequeña parada. Celebrar los éxitos puede hacer que su grupo avance mucho en su motivación, ya que les demostrarás que te preocupas por ellos, que percibes sus esfuerzos y que los aprecias.