Requisitos para ser un buen negociador

Una de las características que debe tener un buen líder es saber negociar. En el mundo de los negocios, altamente competitivo, negociar es imprescindible para que las organizaciones progresen y sobrevivan. De hecho, la negociación es un aspecto clave en el éxito de las empresas. Por eso, hoy en día se buscan profesionales con cualidades en este sentido. Hay personas que nacen con ese don, pero también es posible lograr buenos acuerdos con un poco de preparación. Por eso, hoy queremos hablarte de los requisitos que debe tener un buen negociador.

 

Comunicador

Lo primero que hay que tener en cuenta es que un buen negociador debe ser necesariamente un buen comunicador, lo que va más allá de saber explicarse y ganarse el interés de la otra parte. De hecho, es aún más importante escuchar atentamente a las partes interesadas. En este sentido, es esencial tener en cuenta que, como lidiar con otras personas es una tarea a veces complicada, hay que tener mucho cuidado con el uso de las palabras.

Motivación y entusiasmo

Para que un negociador tenga éxito deberá gustarle lo que hace. Por tanto, se debe sentir cómodo en las negociaciones, incluyendo las más complicadas, que deberán resultarle más motivadoras. Por supuesto, su actitud deberá ser entusiasta y enérgica. Lamentablemente, este requisito es difícil de lograr con formación, ya que forma parte del carácter y la forma de ser de la persona.

 

 

Poder de persuasión

Por supuesto, los buenos negociadores deben tener poder de persuasión. Para ello, lo más importante es tener confianza en uno mismo. Si tú estás seguro de lo que dices, será más fácil que las partes interesadas te crean y confíen en tu palabra. Para ser persuasivo también es importante conocer al interlocutor y utilizar aquellos argumentos que vayan a influir en él. Y es que no a todas las personas se las convence de la misma manera. También tiene mucho que ver con esto la observación, es decir, saber captar el estado de ánimo y las necesidades de la otra parte. Dicho de otra manera, hay que dominar el lenguaje no verbal. Además, hay que ser creativo, valiente, ágil, firme, respetuoso y honesto.

 

Controlar la presión

En menor o mayor medida, los negociadores deben enfrentarse a situaciones de presión. Por tanto, deben saber controlarlas manteniendo las emociones para no cometer errores. Un buen truco para soportar la presión es pensar en la importancia que tiene para la otra parte llegar a un buen acuerdo.

 

Preparación

Lógicamente, un buen negociador deberá prepararse a conciencia antes de cada negociación. Por tanto, deberá dominar el tema a tratar, lo que quiere decir que hay que conocer la situación, el sector en el que se desarrolla la negociación y el objeto que se está negociando. Por supuesto, también el discurso deberá estar preparado.

 

Paciencia

Por último, un buen negociador deberá tener mucha paciencia, ya que las negociaciones exitosas requieren su tiempo. En este sentido, es imprescindible no cerrar acuerdos de forma improvisada solo por miedo a perderlos.