Raúl Berdonés: “Los buenos proyectos siempre se sacan adelante con un buen equipo detrás”

La historia de Raúl Berdonés es la historia de un hombre hecho a sí mismo. Hijo de un humilde chapista y sin más estudios que la EGB hoy, a los 36 años, es el presidente del Grupo Secuoya, empresa referente en el mundo de la comunicación por haber logrado despegar en el momento de mayor declive del sector audiovisual. Ahora ha escrito Las oportunidades les llegan a todos, el éxito sólo a los mejores, un libro en el que relata su historia de éxito y en el que anima a los más jóvenes a emprender.

 

¿Por qué decidió escribir ‘Las oportunidades les llegan a todos, el éxito sólo a los mejores’?

La necesidad de escribir el libro responde a la responsabilidad con la que me sentía de explicarle a los más jóvenes que sí se puede. Lo que cuento es una historia de éxito. Lo es de Secuoya, mi empresa, que en muy poco tiempo ha resultado ser muy positiva y en un momento de crisis. Este libro es mi aportación, mi granito de arena, a todos esos jóvenes emprendedores para demostrarles que el éxito se puede conseguir.

 

El emprendedor, ¿nace o se hace?

Creo que nace. Después lo tiene que demostrar y hacerse digno de ello. Eso sí, hay que diferenciar dos conceptos. Una cosa es ser emprendedor y otra muy distinta ser empresario. Uno puede ser emprendedor pero no empresario.

 

¿Cuál es el secreto de su éxito?

El secreto del éxito de cada uno es muy diferente al de otro. Ningún emprendedor es igual a otro y ninguna historia se parece a otra. Mi éxito, a mi juicio, está en la pasión de lo que hago. Empecé a trabajar en televisión a los 13 años y desde entonces no he perdido ni una chispa de ilusión. Ese es mi gran éxito o mi fortaleza. Pasión y dedicación.

 

¿Cuál es el denominador común del empresario de éxito?

Lo primero que se ve en los emprendedores es la pasión con la que hacen las cosas. Eso ya pone a cada uno en su lugar. La ilusión con la que se me presenta un proyecto o el dominio en la materia que pueda tener una persona muchas veces, para mí, son determinantes. Con todo, es verdad que esto te puede traicionar porque tu éxito también puede ser tu fracaso.

 

¿Por qué?

Porque la pasión de cada uno lleva a veces a que el proyecto de uno sea impermeable. No deja que nadie opine y es un error y la muerte de muchos proyectos. Esto se da mucho. No somos perfectos y no sabemos de todo. Yo tenía carencia financiera y me rodeé del mejor equipo financiero que podía. Y eso me ha ayudado a llegar donde estoy ahora. Los buenos proyectos siempre se sacan adelante con un buen equipo detrás.

 

¿El fracaso es la antesala del éxito?

Diría que no. Aunque por fracasar no pasa nada. Eso sí, siempre hay que estar en la senda de lo correcto.

 

¿Qué les recomendaría a los futuros directivos que salgan de la escuela de negocios EAE?

Les diría que se centren en lo que quieren hacer. Que focalicen su esfuerzo en una cosa, que la dominen al máximo, que le dediquen su tiempo y esfuerzo. Que sean contundentes. No titubear. Hay que tener el control al 100% de lo que se quiere hacer.

 

Descubre los estudios a distancia y en formato semipresencial que ofrece EAE Business School.