Ocho claves para motivar a un empleado (que no sean un aumento de sueldo)

Se suele decir que un cliente insatisfecho se lo cuenta a nueve personas. Ahora hay que añadir que un trabajador insatisfecho se lo cuenta a todo el mundo y eso es un gran riesgo. Muchas empresas confían en el tradicional y efímero aumento de sueldo para que el trabajador sea fiel al proyecto empresarial al que se dedica.

 

Sin embargo, no todo tiene que ver con dar más dinero al empleado. Según el informe publicado por la Fundación Truthmark, titulado La Motivación de los Trabajadores Españoles en Tiempos de Crisis, existen otros muchos factores para motivar a los empleados dentro de una organización.

 

Estas son las principales claves del documento:

 

1.- Únicamente un 4% asegura que cambiaría de trabajo por dinero y un 30% asegura que lo haría si se le ofreciese un nuevo proyecto.

 

2.- Nos encontramos en la era de la influencia, en la que mandar, como se entiende a la manera de la vieja escuela, ya no se lleva. Los trabajadores creen en la empresa a medida que están más cerca de la dirección y en la que físicamente existe un interés por conocer a las personas que trabajan para una organización. En el fondo se trata de ser más local y menos global.

 

3.- Parece un matiz sin importancia pero no lo es. La empresa en lugar de informar debe comunicar todo lo que hace. Para ello todos los empleados deben disponer de la información justa y necesaria para desarrollar su trabajo. No hay que infrainformar ni sobreinformar. Y, sobre todo, en la medida de lo posible, la información debe ser directa.

 

4.- Innovación y eficiencia. Son dos claves básicas para motivar a los empleados, que deben sentirse implicados en cómo se hacen las cosas en la organización de modo que puedan proponer ideas nuevas para mejorar.

 

5.- Tratar, en la medida de lo posible, establecer lo que se denomina una cultura corporativa básica con el objetivo de realizar los movimientos de una manera única y que todo el mundo sepa siempre a qué atenerse.

 

6.- ¿Tiene la empresa algún espacio en el que el empleado pueda explicarse? Pues debería. Obviamente también hay que tratar de evitar a toda costa algunos ismos como los amiguismos y los favoritismos.

 

7.- Ver, escuchar y aprender día a día de todo el mundo. El objetivo es formarse a diario más y mejor para mejorar el funcionamiento de la compañía.

 

8.- Por último, los trabajadores deben saber que su trabajo tiene un impacto en los clientes, a los que debe conocer y de los que debe saber qué ofrecen.

 

Mejora tu formación con cualquiera de nuestros másters y programas superiores. ¡Infórmate sin compromiso!

 

 

Más información:

¿Qué recompensa hace que seas fiel a tu empresa?

"Los empleados españoles se sienten desaprovechados"