Ventajas y desventajas de las empresas mixtas

Qué son las empresas mixtas
Índice

Seguro que has oído hablar de las empresas públicas, que son aquellas que reciben el capital proveniente del Estado y las privadas, cuyo capital proviene de empresas privadas o particulares. Pero ¿qué sabes de las empresas mixtas?

Te contamos en el siguiente artículo en qué consisten estas empresas y cuáles son sus principales ventajas e inconvenientes. ¡Sigue leyendo!

 

Curso en Administración de Empresas
Especialízate en organización y administración empresarial con nuestro curso.

 

¿Qué son las empresas mixtas?

Una empresa mixta es aquella que reúne las características de lo público y lo privado dentro de una misma base. En otras palabras, la aportación de capital de las mismas proviene tanto de fondos públicos como privados.

Este tipo de empresas pueden surgir por diversidad de motivos: por un lado, puede que se trate de empresas públicas que, poco a poco, se han privatizado. Asimismo, puede que se trate de una empresa de nueva creación, pero que pretende ofrecer un mayor servicio y opta por obtener financiación mixta.

Sea cual sea el origen, estas organizaciones presentan un seguido de ventajas e inconvenientes que analizaremos a continuación con más detalle.

Ventajas de las empresas mixtas

Entre las principales ventajas de crear una empresa mixta de nueva creación, o bien convertirla en una de ellas, son las que siguen a continuación:

  1. Búsqueda de la innovación constante para posicionar la idea en un mercado exigente que cuenta con una amplia competencia en su sector específico.
  2. Posibilidad de acceder a mejores medios para reforzar la excelencia en el trabajo diario posicionando a la organización en el mapa comercial actual.
  3. Desde el punto de vista de la financiación, este tipo de empresa recibe apoyo por parte de dos vías distintas y complementarias. Por una parte, tiene el respaldo del Estado. Y por otro,  también participan agentes individuales que actúan a nivel particular en el rol de inversores privados mostrando su respaldo a esa propuesta. Por tanto, esta fórmula puede hacer viable una idea que tal vez no lo sería de otro modo o puede garantizar la perdurabilidad de una empresa que evoluciona hacia este modelo desde una dirección distinta a su origen.
  4. Entidades de este tipo no solo centran su objetivo en el beneficio económico y la productividad de los ingresos, sino también en el servicio público. Y esta es una característica importante desde el punto de vista social en tanto que los propios ciudadanos pueden observar la diferencia cualitativa de este tipo de competencia que parte de un modelo diferente.

 

 

Desventajas de las empresas mixtas

Una estructura de este tipo plantea pros que conviene analizar en cada caso particular para profundizar en el tema. Sin embargo, una empresa mixta no es ideal, sino que también tiene obstáculos que salvar:

  1. Las diferencias concretas de lo público y lo privado presentes en la realidad misma de esta fórmula mixta traen consigo la complejidad de armonizar ambos planos de realidad de manera constructiva. Un hecho que no es secundario, sino prioritario, ya que condiciona un elemento básico como el gobierno de la entidad.
  2. Surgen distintos puntos de vista en torno a la manera de hacer las cosas y esta confrontación puede ser una barrera para el propio avance de la empresa en un momento global. Es fundamental crear un plan de acción común en torno a la organización y la gestión de la economía mixta. De hecho, esta diferencia entre la naturaleza de lo público y lo privado es la que supone el mayor reto para aquellas entidades que tienen esta base en su constitución.
  3. Conlleva tiempo y gran esfuerzo poder construir la relación correcta, y el hecho de asociarse con otra empresa puede suponer todo un reto. Esto puede suceder por diferentes motivos:
    1. No quedan claros cuáles son los objetivos de la empresa y, consecuentemente, no se comunican de la forma adecuada.
    2. Todos los partícipes tienen diferentes niveles de experiencia, y los niveles de inversiones o activos también difieren.
    3. Hay distintas culturas y estilos de gestión que, como resultado, aportan una cooperación e integración eficiente.
    4. Los socios no proporcionan apoyo ni liderazgo suficiente durante las primeras etapas.

Por tanto, una empresa de esta categoría tiene la ventaja de que esta condición puede ser el mejor modelo para llevar una idea determinada a la práctica. Sin embargo, la dificultad en la gestión es un hecho objetivo que supone un matiz a tener en cuenta desde el principio para hacer posible el éxito de esta realidad mixta que está presente en la filosofía, la economía y la visión del trabajo diario.