Cómo crecer profesionalmente en una empresa

Índice

El deseo de crecer a nivel laboral puede describir la motivación de aquel que toma la decisión de dar un giro a su carrera a través de la búsqueda de una nueva oportunidad en otra empresa. Este es un camino posible, pero también existe otra alternativa. Aquella que te permite observar tu evolución en el lugar en el que te encuentras. ¿Cómo lograr esta meta?

 

 

Formación

Por ejemplo, sigue formándote a través de la realización periódica de cursos y busca el modo de aplicar lo aprendido en las tareas que desarrollas cada día. El cambio no solo puede ser externo como consecuencia de una nueva circunstancia profesional, también puede ser el resultado de una nueva actitud. Por tanto, la aplicación práctica de la formación aprendida es uno de los ingredientes que puede elevar tu preparación para seguir avanzando en una entidad.

 

No solo puedes realizar cursos relacionados con tu especialidad, sino que también puedes aprender aspectos sobre temáticas complementarias.

 

Compañerismo

El aspecto profesional está muy ligado al propio factor humano. La disposición para el compañerismo es un ejemplo de cualidad que describe la visión de quien trasciende al plano del individualismo para cuidar sus vínculos con los demás. Un perfil de estas características es aquel que contribuye positivamente en la creación de un clima agradable de trabajo. Por tanto, para crecer profesionalmente en la empresa es importante que tengas en cuenta este factor de inteligencia emocional. Si formas parte de un equipo, actúa como un compañero.

 

Alégrate por los éxitos de quienes te rodean. Más allá de cualquier expresión de envidia ante estos posibles méritos ajenos recuerda que cada persona tiene su propio camino.

 

 

Visión a largo plazo

El deseo de evolucionar en una entidad puede nacer de la impaciencia de aquel que quiere que esta expectativa se materialice en un tiempo breve. Pero esta visión te aleja de lo verdaderamente importante: la felicidad del presente en el trabajo. Será a lo largo de los distintos días cuando tengas la oportunidad de demostrar tu compromiso con esta entidad, tu motivación interna, tu preparación y tus conocimientos. Intenta hacer cada día un buen trabajo, sin caer en la búsqueda de un perfeccionismo imposible.

 

Eso no significa que el tiempo sea un factor de buena suerte de manera definitiva: tú mismo eres un creador de oportunidades. ¿Cómo? Gestionando las horas de forma proactiva tanto para formarte como para tomar decisiones. Por ejemplo, pide un cambio de puesto cuando crees que ha llegado el momento de plantear esta posibilidad. 

 

Aporta nuevas ideas

En las reuniones de trabajo con otros compañeros, toma la iniciativa para compartir nuevos planteamientos y puntos de vista. Utiliza también aquellos canales que la empresa pone a disposición de los empleados para comunicar posibles propuestas. Por ejemplo, el buzón de sugerencias.

 

El currículum es un documento muy valorado durante un proceso de selección, pero es en la rutina de cada día cuando una empresa puede conocer realmente a un empleado a nivel profesional. ¿Cómo crecer profesionalmente en la empresa? Planifica tu plan de acción para esta meta.

 

Mejora tus habilidades de dirección con nuestro Master en Recursos Humanos a Distancia.

 

Más información:

 

Pymes y Autónomos