Llaollao, el ingenioso proyecto de un joven emprendedor español

El negocio del yogur helado, al que no le afectan demasiado los factores estacionales, está en pleno crecimiento. Y si no que se lo digan a Pedro Espinosa, fundador de Llaollao, que cerró 2015 con más de 200 yogurterías en 28 países, tiendas que facturaron unos 48 millones de euros gracias a las más de 15 millones de tarrinas vendidas. Sorprendente, ¿verdad? Sobre todo teniendo en cuenta que la compañía se fundó en 2009 y que su fundador tan solo tenía 24 años cuando abrió su primera tienda. ¿Quieres descubrir más detalles sobre el ingenioso proyecto de este joven emprendedor? A continuación te los contamos.

 

Tras un viaje de trabajo a Estados Unidos

Como te acabamos de comentar, Pedro Espinosa abrió la primera tienda Llaollao cuando solo tenía 24 años. Fue después de llegar de un viaje de trabajo a Estados Unidos, donde había descubierto un local de este tipo. Y es que en España no había visto ninguna tienda de yogur helado. Eso sí, hay que tener en cuenta que desde bien pequeño había mamado el espíritu empresarial en casa, ya que sus padres eran empresarios de la hostelería.

 

Una empresa que no ha parado de crecer

Al parecer, el objetivo inicial de este joven murciano era crear un pequeño negocio que le sirviera como medio de vida, pero no pensó en montar una gran empresa. Sin embargo, la compañía no ha parado de crecer desde que comenzó a rodar. Y eso que desde el nacimiento de Llaollao han aparecido otras compañías que se dedican al mismo tipo de negocio. Una de ellas es Smöoy que, sorprendentemente, es propiedad de la familia materna de Espinosa. Este dato sorprende aún más si tenemos en cuenta que la empresa es hoy en día la máxima competidora de Llaollao.

 

Mayor crecimiento en Asia

Como te hemos comentado al principio, Llallao tiene yoguerterías en más de 28 países. Eso sí, donde están teniendo un mayor crecimiento es en Asia, que hoy en día es su segundo mercado tras Europa. En 2015 abrían una tienda cada dos semanas, y las previsiones indican que este año abrirán un nuevo local cada semana.  Además, es importante tener en cuenta que la compañía ha firmado acuerdos con fondos de inversores internacionales con el fin de multiplicar su expansión.

 

Los secretos de su éxito

Espinosa no ha indicado cuáles son las claves de su éxito, pero estamos seguros de que uno de sus secretos es el bajo coste del producto, que atrae al consumidor. Además, la gente está cada vez más preocupada por llevar una vida saludable. En este sentido, los yogures de Llaollao le ganan la partida a los helados de toda la vida. De hecho, son saludables y bajos en grasa, ricos en fibra, calcio y proteínas y no tienen gluten. Por supuesto, no hay que olvidar que Espinosa tuvo una gran visión de mercado.