Laura Santolaya: “La música es capaz de hacer que nos olvidemos de todo”

laura santolaya

¿Eres de los que escucha canciones ñoñas cuando está triste? Pues puede que dejes de hacerlo tras leer “Prohibido escuchar canciones ñoñas”, el nuevo libro de Laura Santolaya. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, esta treintañera nacida en Pamplona ha desarrollado su carrera profesional en el mundo de la comunicación, la innovación y la publicidad, aunque se ha hecho conocida gracias a sus divertidas viñetas y, en especial, a P8ladas, su alter ego. Hoy tenemos el placer de hablar con la dibujante navarra.

 

  • ¿Quién es P8ladas?

P8ladas fue el pseudónimo que creé para publicar contenido en internet y que, más tarde, se convirtió en un personaje, algo así como un alter ego que me permitía decir sin tapujos las cosas que yo no me atrevía.

 

  • ¿Cómo se te ocurrió el nombre?

Siempre tuve obsesión con el número 8 y me gustaron los juegos de palabras. Pochola era cariñosamente como me llamaba mi abuela y siempre me había gustado esa palabra, la junté con el 8 y así surgió. Desde luego que muy comercial no es pero, ¡nunca pensé ni siquiera que la gente fuera a conocerla!

 

  • ¿Cuándo empezaste a dibujar?

Siempre me gustó mucho dibujar. En el colegio les dibujaba brazos, piernas y ojos a los ochos de mis apuntes de matemáticas, pero hasta que no abrí el blog cuando acabé la universidad no empecé a tomármelo en serio.

 

  • ¿Cuándo y por qué creaste tu blog?

Cuando me fui a vivir a Madrid empecé a trabajar en una oficina y me abrí un blog para desestresarme y reírme de las miserias de mi día a día. Al principio sólo escribía y acompañaba los textos con una canción animada. Un día decidí dibujarme a mí misma y así surgió el personaje.

  • ¿En quién te inspiras para dibujar tus viñetas?

En un poco de todo: en la gente que veo por la calle o en el metro, en internet, en las historias de mis amigos o en cosas cosas que me suceden a mí. Muchas veces hay algo de autobiográfico en lo que dibujo, pero también de exageración, es cierto que exagero mucho en las viñetas y ni soy tan frívola ni me paso el día bebiendo cerveza o comiendo chocolate (ya me gustaría).

 

  • ¿Qué papel han jugado las redes sociales en tu éxito?

En mi caso han jugado un papel clave, pues han ayudado a difundir mi trabajo, pero no creo que sean la panacea. Yo me propuse durante un año dibujar una viñeta al día, a veces lo hacía a las seis de la tarde y otras a las tres de la mañana. Detrás de las redes sociales hay mucho trabajo y mucha constancia.

 

  • ¿Crees que la música puede ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo?

Desde luego, la música es capaz de hacer que nos olvidemos de todo. Hasta es capaz de hacernos coger un coche a las doce de la noche para comernos una paella en Alicante ¡hu-ha!

 

  • ¿Existe una música para cada estado de ánimo?

Desde luego, es lo que propongo en mi nuevo libro, “Prohibido escuchar canciones ñoñas”. La música puede ayudarnos con casi todo sin necesidad de recurrir a las canciones corta-venas. Además, la música es de quien la necesita y, según el momento, todos necesitamos un estilo u otro.

 

  • ¿Por qué el ser humano siente atracción por las canciones tristes cuando está triste?

Porque la nostalgia es el sentimiento más recurrente cuando escuchamos canciones ñoñas para recordar momentos felices. La nostalgia se relaciona con la memoria, por lo que muchas personas recuerdan cosas positivas tras escuchar música triste.

 

  • ¿Qué música nos recomiendas para rendir más en el trabajo?

Yo recomiendo escuchar country, ya que las duras jornadas de trabajo inspiraron las primeras letras de este género. Además, sus canciones hablan de cosas como carreteras, whisky o camiones. Con temas tan profundos será imposible desconcentrarte.

 

  • ¿Y para estudiar?

Quizá algo de jazz, ya que ayuda a relajarse y dejarse llevar, pero sobre todo porque, además, la gente tonta no escucha jazz.