Las empresas tradicionales imitan a las nuevas start-ups

En el blog solemos hablar mucho sobre start-ups, dando por hecho que todo el mundo sabe qué significa este término. Por eso, antes de seguir profundizando sobre el tema, queremos ofrecerte una definición sobre este tipo de empresas. Así, se trata de compañías de nueva creación que nacen de una idea innovadora con el objetivo de dar respuesta a una necesidad del mercado o, incluso, de crearla. Además, es importante tener en cuenta que se trata de empresas de base tecnológica. Pues bien, tal es el éxito de las start-ups que hasta las empresas tradicionales están empezando a imitarlas. Te contamos más detalles sobre el tema a continuación.

 

El caso de BBVA

Según indica Antoni Fuentes en su artículo “Las 'start-ups' se cuelan en las grandes compañías”, publicado en El Periódico el pasado mes de noviembre, algunas empresas tradicionales grandes están intentando emular el modelo de las nuevas firmas innovadoras. Es el caso de BBVA, que ya ha implantado algunas novedades en su empresa, como una nueva forma de relacionarse con la plantilla. Por ejemplo, según se explica en el artículo, en los últimos tiempos el banco ha contratado a unas 1.000 personas de perfiles diferentes a los que suelen ser habituales en este sector, aplicándoles condiciones como las que ofrecen las start-ups. Con esto, pretenden atraer y retener a profesionales que buscan este tipo de entorno de trabajo.

 

El caso de Sanofi

En el artículo de El Periódico también se cita el caso de la farmacéutica Sanofi, que tiene como objetivo contratar a trabajadores digitalizados, aunque manteniendo el perfil médico o de marketing. Al menos, es lo que explica Carme Jordà, responsable de Recursos Humanos de la filial española de la compañía. Eso sí, tiene claro que no hay que calcar los laboratorios de las empresas de Silicon Valley.

Propuestas novedosas

A pesar de que muchas empresas tradicionales ya han empezado a realizar cambios internos y externos para parecerse más a las start-ups, todavía hay muchas grandes compañías que se resisten a cambiar su forma de actuar. El motivo es muy sencillo: todavía no creen que sea necesario, ya que su modo de actuar ha funcionado durante décadas.

Desde nuestro punto de vista, es muy bueno que las empresas tradicionales comiencen a adoptar nuevas formas de hacer las cosas y, así, poder llegar a nuevos mercados y poder competir con las propuestas más novedosas. Se trata de apostar por nuevos modelos de negocio, materiales de nueva hornada, innovadores diseños, nuevas estrategias en la gestión de personas para sacar lo mejor de cada trabajador… Son muchas las ideas interesantes que se pueden extraer de las start-ups con más éxito del momento. Lógicamente, el camino no es fácil, ya que transformar algo que se ha ido creando durante años requiere tiempo y esfuerzo, pero lo más seguro es que a la larga sea positivo. Si no que se lo pregunten a las compañías tradicionales que te hemos comentado antes que, por supuesto, no son las únicas que se han apuntado a la tendencia de imitar a las start-ups para mejorar sus resultados.

 

Más información:

Las 'start-ups' se cuelan en las grandes compañías