Las claves para encontrar un empleo: formación superior y experiencia

¿Existe una relación directa entre la permanencia en un empleo y el nivel de formación de un profesional? A juzgar por los datos de la cuarta oleada del informe internacional 'Workmonitor', elaborado por Randstad, sí que se produce esta relación. Según dicho estudio, el 84% de los empleados españoles con estudios superiores lleva tres años o más en su puesto de trabajo, un porcentaje que desciende hasta el 72% en el caso de la media internacional.

 

En España, según los últimos datos de la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, el 31% de los trabajadores españoles ocupados tiene formación superior. Este porcentaje es algo superior al de la OCDE, que es del 30%, y al de la Unión Europea, que está en el 28%.

 

Regresando a los datos del ‘Workmonitor’ de Randstad, en España el porcentaje de trabajadores que lleva dos o menos años en su actual empleo es inferior al de países del centro o norte de Europa. Cuestiones como la movilidad o la flexibilidad laboral, que en otros países europeos es muy elevada, provoca que existan menores tiempos de permanencia en puestos de trabajo. 

 

Respecto a los trabajadores con dos años o menos de antigüedad, en el ámbito comunitario destacan el 13% de Luxemburgo y el 17% de Holanda, muy cercanos al 18% de España y Francia. Destaca también Turquía (32%) y Grecia (30%) y Suecia y Dinamarca (ambos con un 28%).

 

 

Las cifras avalan esta realidad. Sin embargo, ello no es óbice para que la percepción en España acerca del mercado laboral esté considerada repleta de incertidumbres. Sin ir más lejos, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de abril de 2014, el 17,5% de los españoles veía muy o bastante probable perder el  empleo en los siguientes 12 meses.

 

Los jóvenes, en este sentido, son los que lo ven peor. El Estudio cualitativo: Juventud, formación y empleo: adecuación de la formación al mercado de trabajo  realizado por el CIS y publicado en 2013, revela algunas opiniones que invitan a la reflexión. El informe revela que los jóvenes remarcan una idea fuerza cuando hablan de acceder al mercado laboral: la experiencia. “La demanda de experiencia se sitúa en el discurso en una posición casi contraria a la de la cualificación”, señala el CIS.

 

“Mientras la cualificación supondría una perspectiva de largo plazo basada en la especialización y en el aumento de carga formativa, la demanda de experiencia que los/as jóvenes observan en las empresas es interpretada prácticamente como una actitud de indiferencia hacia dicho esquema”, apunta el informe, que también destaca que “el currículum académico -según los jóvenes encuestados- queda devaluado si no va acompañado de la experiencia necesaria para ponerlo en práctica”.

 

Más información:

Informe internacional Workmonitor

Bómetro CIS Abril 2014

Estudio cualitativo: Juventud, formación y empleo: adecuación de la formación al mercado de trabajo

 

Si estás interesado en cursar un máster o programa superior te recomendamos visitar nuestra web para conocer cuál es nuestra oferta formativa