Las cinco claves del marketing relacional

marketing relacional

Hoy queremos hablarte de las claves del marketing relacional pero, antes de ofrecerte esta importante información, queremos asegurarnos de que realmente sabes en qué consiste el también llamado marketing de relaciones.

Tal y como explican desde Sayonara, el marketing relacional “surge a partir de un cambio en la orientación estratégica del marketing, que va de la simple búsqueda de captar clientes (marketing transaccional) a la búsqueda de la satisfacción integral del cliente a largo plazo”. Así, toda la estrategia del marketing de relaciones está diseñada en torno al cliente. Como te acabamos de comentar, hoy vamos a contarte cuáles son sus cinco claves.

Base de datos estructurada

Lo primero que debes tener en cuenta es que para poner en marcha una estrategia de marketing relacional es esencial contar con una base de datos correctamente estructurada, además de organizada y accesible. Esta base de datos deberá recoger las interacciones del cliente con la empresa tanto en el ámbito comercial como en el de marketing, económico-financiero, etc. Sin esta información, la empresa no puede establecer relaciones de valor a largo plazo con el cliente, que es el principal objetivo del marketing de relaciones.

Ultra segmentación

Otra de las claves del marketing relacional es la segmentación o, mejor dicho, la ultra segmentación. Es importante que tengas en cuenta que cuanto más reducido sea tu público objetivo, más fácil te resultará conocerlo y, así, poder satisfacer sus necesidades. Eso sí, deberás centrarte en un nicho de mercado lo suficientemente grande para que te sea rentable. Ten en consideración que sin segmentación no puede haber una propuesta de valor diferencial.

El cliente siempre es lo primero

El objetivo del marketing relacional no es ganar nuevos clientes, sino fidelizar a los ya existentes. Por eso, el cliente siempre deberá ser lo primero: todo el equipo debe trabajar por y para la satisfacción del consumidor. Además, es importante que le ofrezcas un buen servicio al cliente: más canales, menores tiempos de respuesta, y mejores políticas de garantía y devolución, por ejemplo. Tu objetivo deberá ser crear exclusividad de manera que los clientes se sientan parte de la marca.

Estrategia a largo plazo

Por otra parte, es importante que tengas en cuenta que con este tipo de marketing no se busca la venta inmediata, sino que el objetivo primordial es ganarse la confianza del cliente a largo plazo. Así, la empresa deberá actuar como una especie de asesor o socio de confianza del cliente. Lo que se busca es que el cliente confíe en la empresa a largo plazo, es decir, que repita la compra de productos o servicios a lo largo del tiempo.

Contacto ininterrumpido

Por último, queremos comentar que en el marketing relacional el contacto con el cliente debe ser ininterrumpido. Para ello, puedes recurrir a múltiples vías. Piensa que este tipo de marketing no se centra en el producto, sino en el cliente, por lo que debes tener en cuenta su opinión sobre tu producto o servicio, y sobre el valor que desearía que le aportara.

 

Más información:

- Sayonara