La importancia de la imagen para un negocio

Si fueran conscientes de lo importante que es la imagen de marca para un negocio, muchos de los emprendedores no descuidarían y aplazarían este aspecto dando prioridad a otros como los trámites o la compra o el alquiler del local y su posterior acondicionamiento, entre otras preocupaciones que todos los que comienzan un nuevo negocio tienen en la cabeza. Y es que, si lo pensamos bien, mientras que los establecimientos y otros aspectos pueden cambiar, la marca siempre permanecerá o, al menos, esa es siempre la intención. Por si no te hemos convencido del todo, a continuación vamos a explicarte más detalladamente por qué es tan importante la imagen para un negocio.

Estar presente en la mente del público objetivo

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la imagen corporativa es la que permite que un negocio esté presente en la mente del público objetivo. Solo de esta manera, el cliente percibirá a la empresa como una posible opción. Por tanto, igual o más importante es construir una marca que ofrecer los productos y servicios. Una empresa que no tenga una identidad propia pasará desapercibida por los usuarios. Para que no haya dudas, cuando hablamos de imagen corporativa nos estamos refiriendo a mucho más que el logo de la empresa; es todo lo que hace posible que el público nos perciba como realmente queremos. Dicho de otra manera, es como una especie de carta de presentación. Así, más allá del logo, la identidad corporativa también abarca el nombre, las tipografías, los colores, los elementos gráficos auxiliares, la papelería corporativa, la página web, el diseño interior…

Distinguirse del resto

La imagen corporativa no solo hará posible que una empresa sea reconocida de forma fácil y recordada por los clientes, sino que permitirá que se distinga de forma visual con otras empresas de la competencia. Por esto, es importante que la identidad corporativa transmita todos los valores intangibles de la empresa, así como la personalidad y la filosofía del negocio.

Ser considerada como una marca seria

Por otro lado, es importante tener en cuenta que los usuarios consideran más serios los negocios que tienen una imagen corporativa. Aunque parezca una tontería, al no tener una identidad, pensarán que a la empresa le falta compromiso con los clientes. Para que lo veas más claro, vamos a hacerte una pregunta: ¿Confías más en alguien que a la hora de ofrecerte algún producto o servicio te da una tarjeta o en otra que simplemente utiliza las palabras para convencerte? Estamos seguros de que has escogido la primera opción.  En este sentido, siempre es muy importante tener en cuenta el dicho de “la primera impresión es la que cuenta”.

 

Enriqueciendo con el tiempo

Lógicamente, más allá de la creación inicial de una imagen corporativa, la marca se irá enriqueciendo poco a poco con el resto de factores que acompañan a cualquier empresa: estrategia de marketing, captación de empleados, calidad de los productos, precios…