La importancia de la fortaleza mental en los negocios

Son tantas las características que debe tener un hombre o una mujer de negocios (capacidad de liderazgo, conocimiento de idiomas, habilidades comunicativas…), que muchas veces nos olvidamos de la más importante: la fortaleza mental. Y es que la mente es la responsable de nuestro estado de ánimo y de todas las decisiones que tomamos. Para que cualquier negocio funcione y tenga éxito es imprescindible que los trabajadores, y más especialmente los directivos, mantengan la cabeza fría.

 

Deporte y negocios

¿Te has parado a pensar alguna vez en por qué en el ámbito deportivo siempre suelen ganar los mismos? Pues parece ser que una de las claves del éxito de los deportistas ganadores es que son capaces de dominar sus mentes. Tal y como explican en Emprendedor México, “el dominio mental es la habilidad que tenemos para desempeñarnos con nuestra máxima capacidad de forma consistente cuando trabajamos bajo presión”. Y aunque cuando se habla del dominio mental siempre suele ser en referencia a los deportistas, lo cierto es que también puede y debe aplicarse en el mundo de los negocios. En este caso, cuando hablamos de fortaleza mental nos referimos a la forma en la que nos enfrentamos a los retos y aprendemos de los fracasos.

 

Consejos para tener fuerza mental

Para ayudarte a tener fuerza mental, vamos a hablarte de las recomendaciones de la psicoterapeuta y trabajadora social clínica estadounidense Amy Morin que Forbes publicó hace algún tiempo pero que pueden resultar tremendamente útiles para los empresarios. Así, lo primero que aconseja es que no nos lamentemos de nosotros mismos, asumiendo las responsabilidades de nuestras acciones y los resultados de éstas. Por otra parte, es esencial delegar responsabilidades y afrontar los cambios y los desafíos que se van presentando en el camino. De hecho, hay que tener en cuenta que un entorno de cambio e incertidumbre puede ser hasta beneficioso para sacar lo mejor de nosotros mismos.

Morin también nos recomienda no perder energía en cosas que se escapan de nuestro control, especialmente en aquellas que tienen que ver con otras personas. Además, asegura que no hay que preocuparse constantemente por agradar a los demás. De hecho, una persona mentalmente fuerte no tiene miedo de hablar aunque se muestre amable y justa. Tampoco hay que tener miedo a la hora de tomar riesgos, aunque siempre sopesando las ventajas y desventajas de tomarlos. Por otra parte, la psicoterapeuta estadounidense asegura que no hay que anclarse en el pasado, si bien es cierto que hay que tener en cuenta las experiencias vividas años atrás. En lo que hay que invertir la energía es en crear un presente y un futuro óptimos.

 

Otro de los consejos que nos recomienda Morin es que evitamos cometer los mismos errores una y otra vez. Además, es absolutamente necesario levantarse después de cada fallo. Por supuesto, es importante aprender a alegrarse de los éxitos ajenos y no tener miedo a estar solo. La psicoterapeuta también nos recomienda evitar pensar que el mundo nos debe algo e intentar obtener resultados inmediatos.