La historia del crecimiento de IKEA

Hace unos pocos meses el diario ABC informaba en su artículo “IKEA bate récords de ventas gracias a su crecimiento en China y Rusia” que la cadena de muebles y decoración sueca había alcanzado una facturación récord de 31.900 millones de euros, lo que representaba una mejora del 11,2% con respecto al ejercicio anterior. Este crecimiento se debe en gran parte a la expansión de la compañía en los dos países más grandes del planeta si no tenemos en cuenta a Canadá. Lo que no nos extrañaría nada es que el gigante sueco siguiera creciendo a este ritmo durante los próximos años, pero como por el momento no podemos predecir el futuro, lo que vamos a hacer hoy es trasladarnos al pasado para contarte la historia de esta exitosa empresa fundada por Ingvar Kampard.

 

Visión de negocio desde niño

Desde que apenas tenía 5 años, Kampard tenía claro que quería montar su propia empresa. Eso sí, empezó desde lo más bajo: vendiendo cerillas entre sus vecinos. El negocio no le iba mal, así que con 7 años decidió abarcar más mercado gracias a su bicicleta. Más tarde se dio cuenta de las ventajas que tenía comprar productos al por mayor en Estocolmo y venderlos a un precio más bajo en su pueblo. Como ves, desde muy pequeño ya tenía visión empresarial.

 

La fundación de IKEA

En 1943, con 17 años, recibió dinero de su padre por haber sacado buenas notas. En lugar de derrocharlo, como habría hecho cualquier joven a su edad, Kampard decidió fundar IKEA, que en un principio se dedicaba a la venta de relojes, marcos, bolígrafos, carteras, medias y otros productos que demandaban sus vecinos. Cinco años después, en 1948, este joven sueco decidió incluir muebles entre sus artículos. Por entonces, se trataba de piezas de mobiliario fabricadas por ebanistas locales que repartía con una furgoneta para distribuir leche.

 

El catálogo de IKEA

El catálogo de IKEA, que está considerado como una de las publicaciones más imprimidas y leídas de la historia, no es algo nuevo, sino que se creó en 1951. El objetivo de Kampard era ampliar horizontes, algo que consiguió con creces, ya que en 1984 ya se repartieron 45 millones de ejemplares en 9 idiomas diferentes. Hoy en día las cifras son escandalosas: la tirada supera los 200 millones de ejemplares y se edita en 29 idiomas diferentes.

 

La primera exposición

Volvemos atrás, más concretamente a 1953, para hablarte del momento en el que Kampard decidió abrir la primera exposición IKEA. Lo hizo con el objetivo de poder mostrar sus productos físicamente y, así, demostrar la calidad de estos. De esta manera, podría hacerle frente a su principal competidor.

 

Los paquetes planos

Con el objetivo de abaratar sus precios y, así, ser más competitivo, Kampard creó los paquetes planos, que ahorraban espacio en el transporte, lo que afectaba directamente tanto a los gastos de envío como al almacenaje. Ya en la década de los 60 el concepto IKEA se va consolidando en Suecia, donde se abren nuevas tiendas, aunque no es hasta la década de los 80 cuando Kampard decide expandirse al extranjero. Hoy en día está presente en más de 40 países.