La fiebre del oro negro regresa a España

Los datos no engañan. Según las últimas cifras recabadas por el Ministerio de Industria, los permisos y solicitudes de exploración de yacimientos en España se han triplicado desde 2008. Si hace seis años un total de 12 compañías buscaban petróleo en el subsuelo español actualmente esta cifra se ha elevado hasta las 57 solicitudes de investigación y exploración de hidrocarburos.

 

Sin duda, las nuevas técnicas de exploración y producción de hidrocarburos han contribuído enormemente a potenciar esta nueva fiebre por el oro negro en España. El ejemplo más claro -y mediático- ha sido el proyecto de Repsol en Canarias, donde la compañía presidida por Antoni Brufau realizará prospecciones a 60 kilómetros de las costas de Lanzarote y Fuerteventura, una iniciativa apoyada por el Gobierno y que ha levantado la polémica entre diversos sectores canarios.

 

La compañía que copa el mayor número de permisos es Repsol, que cuenta con 16, seguida de Gas Natural, que suma otros seis, informa Expansión. El resto (35) son otras compañías que no forman parte de las grandes energéticas españolas. Tal es el caso de la filial de la petrolera británica Cairn Energy, Capricorn Spain, que ha solicitado 12 peticiones para explorar reservas de crudo frente a la Costa Brava. La estadounidense Heritage Petroleum quiere buscar petróleo en los yacimientos de Matallana y Lurra, al norte de León. La australiana Woodside y la alemana RWE competirán con Repsol por el oro negro de Canarias.

 

¿De qué magnitudes estamos hablando? Que nadie se piense que España se va a convertir de la noche a la mañana en Kuwait. La Administración de Información Energética de Estados Unidos cifra en 150 millones de barriles las reservas de petróleo probadas de suelo español. Para entender la cifra sólo hace falta compararla con Arabia Saudí, que tiene unas reservas de crudo de 297.000 millones de barriles.

 

Más información:

Fiebre por encontrar gas y petróleo en territorio español

Mapa de posición de sondeos, permisos y concesiones