José María Palomares: “Cómo se da un mensaje es mucho más importante que lo que se dice”

José María Palomares es Director de Comunicación de ING Bank, así como profesor de Comunicación Corporativa y Relaciones Públicas en el Instituto de Empresa e ICADE, en Madrid. En “Hablar en público para dummies” explica cómo se puede aprender a comunicar con claridad y eficacia y a dominar inseguridades y nervios escénicos cuando se trata de hablar ante una audiencia.

 

¿Cuál es el truco para vencer el miedo a hablar en público?

No hay un truco, lo que existen son dos actitudes. Una, preparar muy bien el trabajo previamente. Es decir, si vas a hacer una presentación, haberla preparado a fondo, no dejarlo a la improvisación. Y otra, es que busques la oportunidad de hablar muchas veces en público, cuantas más veces, mejor.

 

Si no eres una persona con dotes de oratoria pública, ¿qué recomiendas?

Si no lo has hecho nunca o lo has hecho muy pocas veces entonces de lo que se trata es de aplicar el método. Analizar cómo debe ser tu mensaje desde el punto de vista de las características que tiene que tener el mensaje, de cómo estructurar tu propia presentación. Por ejemplo, tenemos la curva de atención, que te ayuda a saber cuándo tu audiencia estará más dispuesta a escuchar tu mensaje, cuando va desconectando, cuando vuelve a retomar el interés a tu presentación. También se pueden utilizar determinadas técnicas de comunicación, como el uso de citas, de testimonios, la repetición… Otra cosa importante es conocer muy bien a tu audiencia. Con estas tres características -analizar muy bien el mensaje, utilizar técnicas de comunicación y analizar y conocer muy bien a tu audiencia- podemos convertirnos en buenos comunicadores.

 

¿Qué es más importante cuando se trata de hablar en público, lo que se dice o cómo se dice?

Hay estudios que dicen que el 93% de la comunicación es no verbal, con lo cual queda dicho todo. Es un estudio del profesor Albert Mehrabian, de la Universidad de California en Los Angeles, del que es cierto que existen dudas acerca del carácter metodológico porque al final no se sabe muy bien de dónde sale ese 93%. Desde luego, de lo que no cabe ninguna duda, después de leer ese estudio, y muchos otros, es que la importancia de la comunicación no verbal es tremenda y ésta pasa por algo fundamental, que es la gestión de la emociones. Al final el cómo lo dices es mucho más importante que lo que dices.

 

¿Se puede comunicar mucho sin decir nada?

Exactamente. Cuando tú te presentas ante un colectivo de personas, antes de haber abierto la boca, antes de haber dicho nada, tú ya estás comunicando, con tu actitud, con tu expresión, con tu forma de vestir, con tu nombre y tu cargo, con la empresa a la que representas y la posición que desempeñas… El hecho de que te presentes como jefe ante un grupo no comunica lo mismo que si te presentas como compañero, como gran gurú… Y todo eso sin abrir la boca. Aristóteles decía que la persuasión tenía varios perfiles. Uno de ellos era la persuasión artística, que resultaba de la convicción de tres cosas. Una era el ethos (tu reputación), el pathos (la emoción que eres capaz de meter en tu mensaje) y, finalmente, el logos (el conocimiento, la parte real del mensaje). El ethos y el pathos pesan tanto o más que el contenido.

 

¿Qué consejos les darías a los ejecutivos que salgan de la escuela de negocios EAE?

Para empezar que lean mi libro y también que tomen conciencia que el hecho de hablar en público tiene mucha más trascendencia de lo que realmente se piensa. Otro consejo que les daría es que no dejen nada a la improvisación, que cada vez que tengan que dar una presentación en público o que tengan que dar una charla le dediquen tiempo suficiente a la preparación. También les diría que ensayen siempre, tanto si tienen que aprobar el trabajo de fin de master o tienen que hacer una presentación importante en una empresa. Por último, si no se tiene formación específica en este tema, se trate de conseguir.

 

¿Me puedes poner ejemplos de buenos comunicadores y por qué?

En España, en el entorno empresarial, tenemos a Carina Szpilk, que fue la anterior CEO de ING Direct. Es una persona que comunica maravillosamente. También tenemos a Josu Ugarte, de Mondragon Internacional. En el ámbito internacional, el ejemplo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es muy potente en este aspecto.

 

¿Cuál es el denominador común de estos tres ejemplos que me has dado?

Sí, dan a la audiencia lo que la audiencia espera. Se preocupan muchísimo por saber quién les va escuchar. Se preocupan mucho por saber y desarrollar su idea fuerza, la que quieren trasladar. Y son capaces de comunicar desde un plano emocional.