Jorge H. Carretero: “El fracaso es de aquél que no se prepara adecuadamente para un fin”

Jorge H. Carretero, vocal Portavoz de la Real Federación Española de Fútbol y director e ideólogo del Curso Superior de Directores Deportivos de la RFEF, ha escrito junto a Juan Carlos Cubeiro, Head of Talent de ManpowerGroup y CEO de Right Management en España, el libro Atrévete a motivarte: Manual práctico para vivir motivado tanto en la vida como en el trabajo. En sus páginas, los autores tratan de dar respuesta a preguntas acerca de cómo lograr un pensamiento positivo para alcanzar nuestros intereses o cómo superar miedos y limitaciones que, a veces, impiden avanzar en el terreno personal y profesional.

 

¿Por qué considera que nuestra sociedad está desmotivada?

No se trata de que la sociedad esté desmotivada. La sociedad puede pasar por diferentes momentos y que haya agentes externos que la hagan más o menos optimista. Desmotivada no debe de estar nunca. No es algo característico de la actual sociedad.

 

¿Me puede proponer algún truco si trato de buscar mi motivación y no la encuentro?

En la vida lo que no hay que hacer es buscar trucos para hacer las cosas. Hay que tener la naturalidad de saber que tienes que hacer siempre algo que verdaderamente te satisfaga y te motive. Si tienes que hacer algún truco lo que estás haciendo es engañándote a ti mismo. El truco nunca será algo inherente a tu personalidad. No existe ninguno. De lo que se trata es de analizar en qué aspectos uno se puede desarrollar mejor o peor, en cuáles se es más o menos feliz y en cuáles uno puede lograr mayor satisfacción personal. Si pensamos en trucos no estamos en la línea correcta.

 

¿El fracaso es la antesala del éxito?

No creo en el fracaso, no existe. El fracaso es de la persona que no se prepara adecuadamente para acometer un fin. Por ejemplo, en términos deportivos, si tú entras al vestuario, aprietas la camiseta y no cae sudor significa que no te has entregado. Ahora bien, si te entregas, aunque alguna persona te supere, no será un fracaso; si estás preparado y lo das todo no existe el fracaso. Llegados a este punto, lo que te hace ver una derrota es que tienes que prepararte para llegar a cotas más altas.

 

De un tiempo a esta parte la vinculación del deporte con el mundo de la empresa es cada vez mayor

Aparentemente es así aunque creo que no es del todo correcto. Pienso que el mundo de la empresa tiene unas peculiaridades muy diferentes al mundo del deporte. En el fondo, todos queremos alcanzar una meta aunque indiscutiblemente el mundo de la empresa tiene unos objetivos diferenciadores.

 

¿Cuáles?

En el deporte, por ejemplo, si se va a un Mundial y te eliminan al primer partido, pues adiós muy buenas. En una empresa si el objetivo no te sale bien en un momento determinado puedes calcular de nuevo para encajar mejor el producto, la elaboración, la imagen… Cuando con el señor Cubeiro damos conferencias sobre talento y liderazgo y temas de equipo dejamos muy patente que entre deporte y empresa hay circunstancias que pueden ser muy parecidas pero no tienen una similitud muy grande.

 

¿Me puede comentar las siguientes frases del libro, por favor?

 

“El éxito es de los que perseveran”

No cabe la menor duda. Si tienes fe en lo que haces y crees en tí mismo indiscutiblemente terminas triunfando.

 

“El optimismo inteligente, responsable, no es ingenuidad (no es pensar que todo va bien cuando tenemos problemas), sino un estilo explicativo de la realidad, de lo que está funcionando”.

Sería una irresponsabilidad no analizar el momento en que se vive y se hacen las cosas. El análisis es el producto que lleva después a ser responsable de tomar decisiones.

 

“Los pilares para cautivar a los demás son la amabilidad, la confianza y la grandeza”

Indiscutiblemente. Demostrar confianza es un tema de convivencia. La sociedad está basada en que todos convivamos y que tengamos todos un mínimo de confianza en que todos nos sacrificamos unos por otros para seguir adelante en muchos temas: en la familia, en el trabajo, en la sociedad… Hay que generar esa empatía de confianza para que los demás puedan creer en ti. A partir de ahí tienes adelantado muchísimo campo para poder salir adelante, no en un sentido individual sino en un sentido de conjunto.

 

“Las personas con mucha autoestima tratan a las demás con más respeto, con más amabilidad, de manera más generosa”

La autoestima que tengas y que crees que te mereces, que está basada en el respeto, esa autoestima te la están dando los que están a tu alrededor. Tu autoestima empieza porque te la reconozcan. Para ser feliz tienes que empezar por dar felicidad a los que te rodean. Para quererte a ti primero tienes que dar cariño, amor, responsabilidad... Los demás la valoran y tú la aceptas.