Javier Santiso: “El turismo es una fortaleza de España pero sus empresas deben tener más valor añadido”

Young Global Leader del Foro Económico Mundial de Davos y fundador de Amerigo, la red de fondos de venture capital que operan en Europa y América Latina, impulsada por Telefónica. Estas son solo dos de las credenciales de Javier Santiso, todo experto cuya experiencia en el mundo de las empresa ahora plasma en el libro ‘España 3.0’, donde da las claves para que el país haga un “reset”.

 

¿Está preparada España para renovarse?

Más que preparada. España ya se ha renovado otras veces. Una primera vez en la Transición, que tuvo sus componentes políticos y económicos; la segunda fue el proyecto europeo y la transformación económica; y ahora, en esta tercera ocasión, toca reinventarse.

 

Entiendo...

En lo que podríamos llamar la España 2.0 las transformaciones han sido impresionantes. El país ha creado el equivalente en los últimos 50 años al PIB de Suecia y Holanda acumulado. No hay país en el mundo que haya hecho algo semejante. Solo Corea del Sur, entre los países de la OCDE, ha logrado algo similar. En España, aunque hemos hecho cosas muy mal en el pasado, hay que recordar que también se han llevado a cabo cosas muy buenas también. Ahora estamos perdiendo competitividad, velocidad.

El problema de España ya no es con Francia o Alemania sino respecto a países emergentes como Corea del Sur.

 

¿Cuáles son los puntos fuertes de la España que usted vaticina en el libro?

Primero, nos lo tenemos que creer. Lo de reinventarse, repito, ya ha sucedido en el pasado. Nos hemos creído, por ejemplo, que empresas que nacen locales acaban convirtiéndose en globales, como es el caso de Inditex o de Banco Santander. Se trata de actitud y valor. Amancio Ortega se lo creyó y triunfó. La suya es la única empresa europea que ha alcanzado el top 500 mundial desde 1973. Por otro lado, segundo, se necesita un proyecto país, que es de lo que más carecemos. La atomización en las elecciones municipales del 24 mayo así lo demuestra. España necesita un proyecto muy potente y debería basarse en cuatro ejes.

 

¿Cuáles son?

Mayor apuesta por la educación, colocarnos en el top del ranking PISA, hay que hacerlo con apuestas muy claras; también hay que invertir en innovación, no es nada mágico ni fuera de lo común, hay un vínculo estrecho entre falta de innovación y desempleo clarísimo, y no se trata solo de tecnología; otro punto a destacar es la internacionalización, que en España se ha hecho mejor que los dos puntos anteriores, hay que conseguir que las pymes se gradúen en multinacionales, hay que conseguir que se escalen los grupos; y cuarto, la digitalización. España tiene que buscar su camino en todos estos campos.

 

¿Y cómo se hace eso?

Por ejemplo, pongamos el caso del turismo, que es algo en lo que España es una potencia. ¿Qué sucede ahí? Que celebramos la avalancha de turistas aunque se tiren por los balcones de nuestras ciudades. Quizá este turismo no nos interesa. Quizá tener restaurantes de dos o tres estrellas atrae otro turismo que aumenta la cadena de valor de los visitantes a España. El turismo es una fortaleza de España pero sus empresas deben tener más valor añadido.

 

¿Me puede poner ejemplos de empresas que lo hagan bien?

Claro. Por un lado, Amadeus. Es una empresa cotizada, con su sede en Madrid, que maneja el 40% del mercado mundial de la billetería electrónica de aviación. Odigeo-Edreams es otro ejemplo. Ahora esta start-up factura 5.000 millones. Son grupos que suben en las cadenas de valor.

 

¿Qué les recomendaría a los futuros ejecutivos que salgan de la escuela de negocios EAE?

A corto plazo, leerse el libro. Tienen que creerse que las reglas del juego no están escritas y que ellos las pueden escribir. 

 

Ahora es un buen momento para ampliar tus conocimientos con el exigente master Executive MBA de la Escuela EAE Business School.