Irene Martínez: “El 80% de los profesionales se queda en marca blanca, sólo un 20% aporta valor”

Irene Martínez es experta en desarrollo profesional y creadora del concepto “marca profesional”. Ahora ha escrito un libro dedicado a este asunto: “Marca profesional: Cómo ser sobresaliente, relevante y diferente” (Alienta Editorial). La autora es también headhunter, coach, profesora de escuelas de negocio, especialista en evaluación y desarrollo de directivos, además de directora de Key Executive y de la Fundación Key.

 

En el mercado laboral, ¿somos productos y debemos tratarnos como tal?

No nos tenemos que tratar como productos pero resulta útil el paralelismo con las marcas. La revolución en los productos fue cuando dejaron de ser productos y se convirtieron en marcas. La marca nos da una serie de atributos que nosotros le asignamos y eso tiene valor para nosotros. Cuando hablamos de profesionales también hay revolución en cuanto a marca. ¿Cuál es el valor que aportamos y de qué manera se nos percibe con ese valor? Una persona no es un producto pero sí es cierto que sí aporta un valor y esa marca, en el mercado laboral, puede proporcionar un posicionamiento y que alguien quiera ‘adquirir’ ese producto. Aprendemos del mercado de productos para nuestra carrera profesional.

 

¿Me puede explicar en qué consiste el concepto de “marca profesional”? ¿Cuál es la diferencia con una “marca personal”?

Básicamente “marca profesional” es una evolución de “marca personal”. Dentro y fuera de tu empresa tienes una marca. La cuestión es cuál es el valor que aportas como profesional, qué es lo piensan de ti, cómo te valoran, qué hablan de ti… No riñe con la marca personal, que está más orientada a freelance o pequeños empresarios. Marca profesional es más dentro y fuera de tu empresa.

 

¿Qué es lo primero que tengo que hacer para que cuando alguien piense en mi profesión sea yo quien les venga a la cabeza?

Lo primero que uno debe hacer es ponerse a analizar, reflexionar. Nosotros hablamos siempre de los tres grandes círculos. Primero: qué es lo que sabes hacer. Vas a tener que ser sobresaliente en algo. Si quieres que tu marca sea sobresaliente, relevante y diferente y después desarrollarla y comunicarla vas a tener que ir pivotando sobre estos asuntos. Luego, a partir de ahí, superpones otro círculo. De todo lo que sabes hacer hay cosas que quieres hacer, que te gustan, que te apasionan, que las disfrutas… Sobre lo que tú quieres hacer y lo que sabes hacer entonces tienes que averiguar en qué puedes ser diferente. Después hay que comunicarlo, y ahí uno debe ver para quién es relevante la marca, a quién le puede interesar, quién está dispuesto a pagar por ello.

 

Citándote: “Se trata de ser reconocido como profesional excelente entre las personas relevantes de tu entorno”. ¿Es así?

Claro. No se trata de que te conozca todo el mundo. A lo mejor para Cristiano Ronaldo es importante ser famoso pero, ¿para ti? ¿Lo es? Se trata de ser reconocido, relevante.

 

¿Qué consejos les darías a los futuros directivos que saldrán de la escuela de negocios EAE?

Que trabajen muy bien su marca. Van a un mundo donde el 20% de los profesionales son los que aportan más valor y son más relevantes. El resto se queda en la marca blanca. En el momento en el que están estudiando donde lo hacen, en EAE, que es una escuela de prestigio, ya están empezando a meterse en este grupo del 20%. Lo que tienen que hacer es perseverar. Vivimos en un mundo en el que hay que ser sobresaliente y para ello le deberán dedicar mucho tiempo a su marca. Se dice que necesitamos 10.000 horas para ser expertos en algo por lo que mejor que las dediques a algo que te guste.

 

¿Existen diferentes tipos de estrategias para mi marca profesional?

El proceso es el mismo para todos: identificar y desarrollar. Las diferencias quizá radican en la comunicación. Hay algunos que lo querrán dirigir dentro de una empresa, otras que quieren una cierta notoriedad pública. Hay personas que se meten mucho en el mundo de internet, hay quien prefiere el tú a tú. Otros que solo quieren mercados especializados. En el tema de la comunicación es donde más varía la estrategia.

 

¿Me puedes dar un ejemplo de una marca profesional bien llevada?

Rafa Nadal es un claro ejemplo de marca profesional. No solo como deportista sino también como persona, que en general es admirada. Alfredo Di Stéfano también era una marca profesional muy reconocida y apreciada. Pablo Isla, presidente de Inditex, es una marca profesional muy reconocida también, con mucha capacidad de trabajo. También está el caso de Risto Mejide, que era una marca profesional muy clara cuando salía en televisión y que ahora ha querido cambiarla.