Fernando Botella: “Los líderes lo son no por las cualidades que tienen, sino por lo que consiguen hacer con ellas”

fernando botella

Fernando Botella es experto en formación y desarrollo de directivos, conferenciante y colaborador en diferentes universidades y escuelas de negocio, además de ser CEO de Tihink&Action, una empresa que fundó en 2007 dedicada a la transformación de organizaciones. Sin embargo, estudió Ciencias Biológicas y se especializó en Fisiología Animal y Sistema Nervioso Central.  Gracias a su interés por el cómo y el por qué las personas toman decisiones descubrió el mundo del marketing, al que ha dedicado gran parte de su carrera profesional. En su libro “El factor H” nos habla de las claves reales del liderazgo.

 

- ¿Qué es el “factor H”?

El Factor H es un compendio de ideas, reflexiones y consejos que giran alrededor del concepto de liderazgo, y que están basadas en mi experiencia trabajando con personas y organizaciones. Todo ello articulado en torno a lo que yo he llamado las “Haches” del liderazgo: Humildad, Humanidad, el verbo Hacer, herramientas y habilidades. Las tres primeras constituyen el sustrato fundamental de donde parte todo líder. Las dos últimas representan el entrenamiento, el camino que nos puede conducir a la excelencia.

 

- ¿Cómo definiría el liderazgo?

El líder es, por encima de todo, una persona que logra que pasen cosas. Que logra movilizar a su equipo y sacar lo mejor de cada uno de ellos en torno a un objetivo común. El buen líder tiene la actitud positiva necesaria para que las cosas pasen de la idea y el propósito a la realidad, es decir, tiene el Humor, una de las Haches del liderazgo. Además, tiene la energía creativa necesaria para cuestionarse los caminos ya trillados y abordar los problemas desde puntos de vista diferentes.

 

- ¿Qué mentiras se suelen contar sobre el liderazgo?

Más que mentiras, lo que hay es mucha mitología y mucha literatura que incide una y otra vez en los mismos tópicos, sin prácticamente aportar nuevas ideas al debate. Se insiste en glosar una serie de cualidades que, en teoría, adornan al líder como si se tratara de dones divinos que vienen de serie. Pero se incide muy poco en dos cuestiones relacionadas con el liderazgo que a mí me parecen básicas. La primera es que el liderazgo se puede aprender, y segunda y fundamental, que los líderes lo son no por las cualidades que tienen, sino por lo que consiguen hacer con ellas.

 

- ¿Cuáles son las claves reales para ser un buen líder?

Liderar implica básicamente educar e influenciar sobre otros, y sobre todo, como ya hemos dicho anteriormente, hacer que las cosas sucedan. El Factor H repasa algunas de esas claves. Una de ellas es la Humildad. Humildad para ser capaces de avanzar sin dejar de aprender al mismo tiempo. Es un viaje que requiere disciplina y voluntad puestas  al servicio de la consecución del objetivo.

 

- ¿Cuáles son las principales dificultades a las que se enfrenta un líder?

El inmovilismo de las organizaciones y de las personas es uno de los principales frenos.  Aunque muchas veces el mayor freno está en el propio líder. Liderar también significa cuestionarse las propias estructuras y procedimientos de las organizaciones cuando no funcionan. Sacar a sus equipos  de esos cajones cerrados a los que a veces les abocan las rutinas y la burocracia interna. Y también de la queja continua y el victimismo laboral, uno de los males endémicos de cualquier organización.  Pero no con la imposición, sino liderando con el ejemplo y ayudándoles a abrir su mente y desarrollarse.

 

- ¿Es necesario fracasar para tener éxito?

No es necesario, pero sí puede ser una experiencia muy enriquecedora. En España existe una cultura de terror al fracaso, se estigmatiza el tropiezo y al que lo comete, como si ese fuera el final del camino. Al hacerlo así estamos ignorando un valor fundamental del fracaso y es su capacidad como acelerador del aprendizaje. El mejor aprendizaje es el vivencial, la experiencia propia es la que más huella deja, y en ese sentido, una experiencia negativa puede ser un punto de inflexión muy positivo. Tras un tropiezo lo importante es volver a levantarse y hacerlo llevándonos un aprendizaje valioso con nosotros.

 

- ¿Cuál es el secreto para crecer profesionalmente?

No perder nunca la mentalidad de aprendiz continuo. Siempre podemos y debemos tener la mente abierta a continuar formándonos y aprendiendo cosas nuevas. Por muy expertos en una materia que se nos considere, en el momento en que tú te crees que estás en la cima y que no hay mucho más que puedas aprender, tú mismo les estás poniendo el punto final a tu desarrollo profesional.

 

- ¿Podría darle algún consejo a los alumnos de la EAE Business School?

Que esa curiosidad y ganas de aprender que les ha llevado a cursar el Master no la pierdan nunca a lo largo de su carrera. Que por muy alto que lleguen, no dejen de considerarse siempre aprendices, nunca maestros. Y que mantengan encendido el piloto del espíritu crítico, que no sean conformistas. Que aprendan a cuestionar el statu quo y a preguntarse si lo que muchas personas van a contarles como una verdad absoluta es realmente el único camino.