Estrategias para sorprender a tus clientes

En un momento como el actual, en el que se pueden observar pocas diferencias en los servicios y productos que proporcionan las empresas, ofrecer a los clientes valores añadidos que ayuden a diferenciarse de la competencia es absolutamente imprescindible para destacar en el mercado. Lo más importante para diferenciarse es, además de satisfacer al cliente, sorprenderle. A pesar del riesgo que esto supone (la sorpresa puede acabar en decepción), merece la pena intentarlo, ya que además de conseguir la diferenciación, se puede lograr que los clientes compartan su experiencia con sus familiares y amigos (cuando algo nos sorprende en nuestra vida rutinaria queremos contarlo). También es importante tener en cuenta que el factor sorpresa ayuda a fidelizar a los clientes, así que hoy vamos a proponerte algunas estrategias que te ayudarán sorprender al usuario final.

 

Ofertas diferentes

La mayoría de empresas aprovechan para lanzar sus ofertas en días o momentos en los que las ventas son más bajas. Por eso, si quieres sorprender a tus clientes deberás hacer justamente lo contrario, es decir, darles lo que quieren cuando realmente lo necesitan. Un buen ejemplo de este tipo de estrategia lo encontramos en Telepizza, que suele ofrecer ofertas en su página web cuando hay importantes partidos de fútbol.

 

Respuestas personalizadas

También sorprenderás al cliente de una forma positiva si te muestras cercano a él en las respuestas que le proporciones tanto cara a cara como mediante el teléfono, el email o las redes sociales. Lo importante es que al interactuar con el consumidor éste no perciba que está hablando con un robot. En este sentido, es esencial dirigirte a la persona siempre por su nombre. Por otro lado, te recomendamos que intentes responderles en el menor tiempo posible.

La presentación del producto

Otra buena forma de sorprender al cliente es hacerlo a través de la presentación del producto, siempre dependiendo de tu tipo de negocio, lógicamente. Para lograr buenas ideas siempre es recomendable consultar a la gente de tu entorno. Cualquier cosa que te digan te puede servir de inspiración. Por ejemplo, si ofreces cursos, puedes sorprender gratamente a tu cliente ofreciendo el material académico junto a una tarjeta de descuento para otros cursos. En realidad, las posibilidades de sorprender al cliente con la presentación son infinitas.

 

Genera experiencias

Son muchas las compañías que se han dado cuenta de la importancia de generar experiencias en los clientes. ¿Cómo? A través de los sentidos. Starbucks es un buen ejemplo de ello, ya que entrar en cualquiera de sus establecimientos supone una experiencia sensorial gracias al aroma del café, la música, la decoración… Pero más allá de que en el punto de venta la decoración y las instalaciones deban transmitir sensaciones a los clientes, es importante que tengas en cuenta otras estrategias, como impulsar sus relaciones con personas afines (clubes de fidelización), involucrarles en eventos (como una maratón), haciéndoles pensar… En este sentido, la actitud de los empleados también es esencial. Lo ideal es que el cliente salga del establecimiento sintiéndose bien con ellos.