El talento y la gestión de la idea de negocio, claves en la creación de la start up de éxito

Cuando se toma la decisión de emprender y llevar adelante una iniciativa empresarial surgen por lo general muchos baches en el camino. Conocer las claves para poder desarrollar un proyecto adecuadamente sin morir a los tres días es crucial. El Lean Startup Machine (LSM), una iniciativa fundada por el estadounidense Trevor Owens, trata de ayudar a los emprendedores a construir su start up en menos de una semana -tres días concretamente- con las máximas garantías de éxito. En España ya se han celebrado dos ediciones.

 

¿Cuáles son algunas de las claves que los asistentes extraen de las jornadas de un LSM? Por un lado, que por encima de la idea de una empresa, que es muy importante, está el equipo que la llevará a cabo. Es la pieza clave sobre la que construir el proyecto. Si esto falla, la estructura tarde o temprano se derrumbará.

 

Según el Primer Estudio de Talento en Startups españolas de Talentoscopio, el 96% de los inversores reconoce que los buenos equipos son fundamentales para tomar la decisión de invertir más en un determinado proyecto. Por otro lado, según el mismo documento, un 75% afirma que le resulta difícil encontrar proyectos bien gestionados.

 

Según el mencionado estudio, “el inversor español busca entre sus futuros socios valores como la adaptación al cambio, colaboración, capacidad resolutiva, orientación a resultados, compromiso y trabajo en equipo. Y las principales carencias de los socios de las startups españolas son precisamente dicha orientación a resultados, el compromiso y el trabajo en equipo”. Por otro lado, según la misma encuesta, “un 62% de los inversores cree que es importante tener un análisis del Talento interno de  cada proyecto, antes de efectuar la inversión”.

 

Así pues, de lo que se trata al montar una start up es de tratar de construir productos disruptivos. Dicho en otro términos, que abracen las necesidades de un mercado que todavía no ha visto cómo se lo llevaba a cabo ninguna otra empresa. Aprender qué es lo que quieren los clientes y lograr consolidarlo son otros de los puntos fundamentales en el momento de poner en marcha un proyecto empresarial.  Conseguir el feedback de los potenciales clientes pasa por ser otro de los elementos fundamentales en la creación de una start up, según las conclusiones del LSM. 

 

Más información:

Primer Estudio de Talento en Startups españolas

Lean Startup Machine