El móvil transformará las marcas en 2016

A estas alturas nadie puede negar que los dispositivos móviles (smartphones, tablets, relojes inteligentes…) han cambiado nuestra vida por completo. Mención aparte merece el teléfono móvil, que hoy en día se ha convertido en una extensión más del cuerpo. Y es que lo utilizamos para todo: comunicarnos, informarnos, trabajar, estudiar, comprar, entretenernos… Teniendo esto en cuenta, no es extraño pensar que los smartphones transformarán las marcas en 2016. Y no lo decimos nosotros, sino un estudio publicado por Forrester, una de las empresas de investigación y asesoramiento más importantes del mundo.

Catalizador

Como sabes, el teléfono móvil es, desde hace tiempo, un factor clave en las estrategias de las empresas. Sin embargo, según el estudio realizado por Forrester, será el año que viene cuando este dispositivo móvil alcance su punto álgido. De hecho, los smartphones transformarán las marcas por completo. Y es que, mientras que hasta ahora eran utilizados a la hora de desarrollar estrategias y conseguir objetivos, en 2016 serán “un catalizador para transformar a los negocios en la era del consumidor”. Al menos, esto es lo que aseguran en el blog de la empresa de investigación y asesoramiento.

 

Un elemento más de la estrategia corporativa

Lo que Forrester da a entender con este estudio es que en 2016 solo las empresas que verdaderamente tengan en cuenta la importancia del móvil a la hora de relacionarse con el cliente y, por tanto, lo consideren un elemento más en la estrategia corporativa, y no como un simple canal de comunicación, podrán tener éxito el próximo año.  Sin embargo, según las previsiones de la empresa, tan solo un 25% de las compañías llevará  a cabo una buena estrategia en este sentido.

 

Más móviles en el mundo

El estudio de Forrester nos ofrece otros datos interesantes sobre el papel del móvil en 2016. Así, parece ser que cuando acabe el año, el 46% de los habitantes del planeta tendrán un smartphone. ¿A qué se debe esta cifra? Pues, al parecer, tiene mucho que ver con la incursión de estos dispositivos en continentes como África y Asia.

 

La principal opción para acceder a la red

Por supuesto, no solo hay que tener en cuenta el crecimiento en el número de smartphones, sino el cambio en la percepción de estos dispositivos por parte de los consumidores. A partir del próximo año los usuarios consideraremos el móvil como una opción principal para acceder a Internet, dejando a un lado la conexión a la red tradicional, es decir, vía ordenador. En cuanto a las apps, tendrán más éxito aquellas que permitan el acceso a diferentes contenidos desde una misma fuente. Eso sí, todo apunta a que los consumidores seguirán utilizando pocas aplicaciones para evitar sobrecargarse.

 

Como ves, solo las marcas que tengan claro que el móvil será un elemento imprescindible en la estrategia empresarial lograrán tener éxito. Y parece ser que 2016 es el año clave para asentarse en este mercado.