El modelo de adquisiciones de Apple tras la compra de Beats Electronics

La noticia saltó el pasado 9 de mayo. Apple, la todopoderosa compañía tecnológica de Cupertino, estaba interesada en adquirir Beats Electronics, fabricante de auriculares y de un popular servicio de música en streaming, por 3.200 millones de dólares. La noticia se ha entendido como que la empresa que dirige Tim Cook busca avanzar precisamente en un mercado en el que ha se ha quedado atrás y en el que otros competidores, como Spotify o Pandora, se están llevando el gato al agua.

 

Si bien es cierto que iTunes continúa siendo hoy por hoy el servicio líder en el mundo de descargas musicales, y de eso hace ya una década, en Apple han visto cómo la música se consume cada vez más en streaming. Según datos de International Federation of the Phonographic Industry, la patronal del sector musical, el año pasado 28 millones de consumidores estaban suscritos a servicios de música en streaming, un negocio que ya mueve 1.100 millones de dólares y que va en aumento.

 

¿Qué es lo más relevante de esta posible compra? La cuestión es que Apple, a pesar de tener en caja la friolera de 159.000 millones de dólares, nunca se ha caracterizado por realizar grandes adquisiciones. La política que se sigue desde Cupertino en este ámbito pasa por la compra de pequeñas compañías con las que, fundamentalmente, se busca reforzar áreas tecnológicas muy concretas en el desarrollo de sus propios productos.

 

 

Apple ha cerrado 24 pequeñas operaciones de compra en el último año y medio. La mayor operación ha sido la adquisición, el pasado noviembre, de la compañía israelí de semiconductores PrimeSense, por la que pagó 345 millones de dólares. Y es que la empresa californiana se ha mantenido al margen de la fiebre de grandes adquisiciones que vive el sector tecnológico y de Internet.

 

Sin ir más lejos, los gigantes del sector han destinado en el último año alrededor de 48.500 millones de dólares (35.176 millones de euros) a compras de start up y competidores. Los números son claros. Facebook se ha gastado 19.000 millones de dólares en WhatsApp, Google casi 5.000 millones en varias compras y Microsoft, 7.200 millones para hacerse con Nokia. Por el contrario, Apple se ha dejado sólo alrededor de 600 millones de dólares en las compras que ha realizado en los últimos doce meses. Ahora bien, la compra de Beats Electronics rompe el esquema de la compañía en cuanto a adquisiciones, dado que sería la mayor en la historia de la compañía.

 

Tim Cook explicó el pasado abril que la política de adquisiciones de la compañía se rige por diversos criterios. Por un lado, debe encajar “culturalmente” con Apple y su espíritu. Además, como es obvio, la tecnología adquirida debe “tener sentido” en el desarrollo estratégico a largo plazo de la compañía. Cook dijo entonces -antes de anunciar su intención de comprar Beats- que en Cupertino nunca habían gastado más de 1.000 millones de dólares en una compañía pero que la “empresa gasta lo que cree justo” si considera que debe comprar otra organización.

 

En esta lista se pueden ver las adquisiciones de Apple -y algunos de los precios que se pagaron- por diferentes compañías.

 

Se pueden destacar las siguientes:

- PrimeSense. Fue comprada por 360 millones de dólares. Es una compañía especialista en detección y sensores 3D.

- Topsy. Apple la compró por 200 millones de dólares. Es una firma muy conocida de análisis de redes sociales.

- Cue. Es una app que funciona como asistente personal. En Cupertino pagaron 35 millones de dólares por ella.

- Matcha.tv La app de segunda pantalla que fue adquirida por 1.5 millones de dólares.

- AuthenTec. Apple la compró por 356 millones de dólares. Es la firma con la que ahora han logrado poner el identificador de huella dactilar en el iPhone 5S.

 

Más información:

Apple 'on the prowl' with 24 acquisitions in last year and a half

Apple, Mergers & Acquisitions

Tim Cook to shareholders: iPhone 5s & 5c outpace predecessors, Apple bought 23 companies in 16 months

Forget Those Big Headphones. Apple Could Turn Beats Into a Streaming Kingpin