Ecequiel Barricart: “El mundo de la empresa está falto de dioses”

La innovación y la creatividad han marcado la trayectoria profesional de Ecequiel Barricart, propietario y CEO de la “boutique de diseño” YouMedia. Su huella está presente en la marca personal de algunos de los gurús del management más destacados de España. Ahora publica en Alienta Editorial Tú eres Dios y tu marca personal tu religión, un libro en el que este experto en comunicación detalla qué pasos hay que seguir para disponer de una marca personal reconocida y reconocible por todos.

 

El modelo de éxito ha cambiado. ¿Cuál era el de antes y cuál el actual?

Básicamente lo que quiero decir es que las marcas antes andaban por la superficie y que ahora las marcas debemos crearlas desde el interior de las personas. El modelo de éxito anterior no nos ha hecho realmente felices. Y hoy, con lo que hemos aprendido del pasado, vemos que lo que tenemos que hacer es crear modelos de éxito que conduzcan hacia la felicidad.

 

Háblame de tu agencia de comunicación líquida y diseño You Media

Llevamos 14 años en el mundo de la comunicación y el diseño. Es una boutique creativa. Creamos marcas para empresas, para emprendedores, marcas personales. Lo que hacemos es hacerlo con mucho mimo y mucho detalle. Por eso nos gusta pensar que somos más una boutique que una agencia profesional. También vamos muy de la mano de la innovación. Esto es algo que requiere estar muy encima de todas las tendencias en todas las partes del mundo para luego poder aplicarlo.

 

Me puedes poner algunos ejemplos de marcas personas modeladas por ti

Por citar dos ejemplos, hemos trabajado con Luis Huete, profesor y referente internacional del management, o con Pilar Jericó, escritora de ensayos y novela y conferenciante internacional desde 2001. Hemos trabajado tanto para sus marcas personales como para las corporativas.

 

¿Todos tenemos una marca personal?

 

Si todos somos dioses, ¿no faltarán seguidores?

No, yo lo que vengo a decir es que nos debemos reivindicar como individuos frente a la masa. El sistema económico y político está intentando que seamos y nos comportemos como una masa. Yo lo que vengo a decir es que el ser humano debe ser un individuo, y en cuanto a individuo, lidera su vida, su proyecto, su trabajo, todo. Si todos somos líderes lo que nos vamos a encontrar es un ecosistema de líderes colaborativos. Soy único en mi unicidad y tú serás único en tu unicidad. Y ambos podemos colaborar en proyectos para tirar hacia adelante.

 

¿Crees que el mundo de la empresa está falto de dioses?

Sí. En el pasado lo que hemos hecho muchos es poner la marca personal al servicio de la corporativa, y al hacer eso, muchas veces nos hemos anulado como individuos. La empresa moderna, la que viene, es la que va a colaborar con los mejores, con los que hayan desarrollado sus marcas individuales y esas marcas individuales son las que van a hacer que esa empresa sea mejor. Lo que no podemos estar es en aquellas empresas que quieren anular las marcas individuales. Para mí es un error y ha sido algo que ha pasado en el pasado. Hay mucha gente que por la crisis ha dado sus últimos 20 años de trabajo y de talento a marcas corporativas y hoy están en la calle con una marca personal inexistente, con unos problemas terribles para definirse en el entorno del trabajo.

 

¿Crees que falta inspiración, pensar diferente?

Sí, básicamente por el modelo que existía en el pasado. Todo el mundo aspiraba a ser el CEO de no sé qué compañía y a veces haciendo sacrificios absurdos. Sin abrir el foco a su vida, a su felicidad. Hoy, lo que nos vamos a encontrar es que, aprendido lo que ha pasado, la gente va a decir: “Vamos a poner el foco en la felicidad”. Es decir, centrarse en lo que uno sabe hacer, en lo que a uno le hace feliz, en lo que uno es productivo, en lo que uno puede destacar humildemente. Vamos, estar en el lugar que a uno le toca estar y con la retribución que le corresponde. Y, ojo, la retribución económica es relativa. Podemos ganar mucho dinero pero perder mucha parte de nuestra vida. A esto hay que darle la vuelta.

 

¿Qué consejo le puedes dar a un alumno de una escuela de negocios como EAE?

Claramente que hiciera su marca personal y que lo hiciera desde la honestidad. Que trabajara desde el primer día su marca y que cuando se enfrente al mercado laboral vaya con todo ese talento y esa marca y le diga que va a hacer más grande y mejor esa corporación. Tiene que decir que va a poner a la organización en el lugar que corresponde pero en función de su marca personal, de su individualidad, no hay que dejar que la empresa te abduzca. Se trata de ser uno mismo dentro de una compañía y a través de la colaboración llegar a lo más alto.

 

¿Me puedes comentar las siguientes frases de tu libro?

 

“En el mercado siempre gana el que no tiene miedo a perder”

Si eres coherente contigo mismo y con tu talento interior y has creado la marca desde el interior te das cuenta que eres honesto y que tienes una verdad que ofrecer al mercado. Y este mercado nos tenemos que acercar con valentía, no con capas de cebolla, y siendo esclavos de las retribuciones, de los bonus o de los jefes tóxicos. Invito a la gente a que acumule menos cosas y crezcan más en su interior. Hay que afrontarlo todo con valentía y no tener miedo a perder. Por pensar que vas a perder el empleo en la empresa no tiene que hacerte pensar que eres poco coherente. Las personas que actúan con libertad, creativas, son las que tienen valor en el mercado al final.

 

“Si todo el mundo va hacia el mismo sitio, llega el primero o coge el camino contrario”

Es una tendencia. Está ligado al concepto de la masa. No por ir todos al mismo lugar vamos al sitio acertado. La historia se ha encargado de demostrar que esto no es así. El pensamiento vertical es el mayor enemigo de la innovación. Si todo el mundo va hacia un lugar ve hacia el sentido contrario porque así te podrás realizar. Seguramente podrás crecer allí en términos de innovación. 

 

“Si alguien te contrata porque sales el primero en Google es que no quiere trabajar con dios, le vale cualquiera”

Es otra de las paradojas actuales. Todo el mundo está obsesionado en salir el primero en Google. Yo lo que pienso es que si alguien quiere trabajar contigo pues que se aprenda tu nombre. Lo del posicionamiento está bien para las lavadoras, pero si alguien quiere trabajar conmigo que se aprenda mi nombre: Ecequiel Barricart. No pasa nada. Si no le vale cualquiera. Salir primero en Google no tiene demasiado mérito, sobre todo cuando puedes hacerlo pagando.

 

“Tener clientes es una muestra de debilidad, tener seguidores responde a ser un líder valiente”

Tener clientes es una cuestión de precio. Si pones las cosas baratas ganarás seguramente. Al final lo importante es aportar valor añadido. Y los fieles entienden el valor añadido de una marca. Pero estar en el mercado por ser solo barato es una guerra que puedes ganar pero al final siempre cerrarás porque siempre habrá otro que lo acabará haciendo más barato que tú. Lo que yo propongo es pensar en el valor añadido de nuestra marca para ser útiles en el mercado.