Dos técnicas para obtener ideas creativas

Existen muchas técnicas para poner en práctica dentro de las organizaciones con el objetivo de obtener ideas creativas e innovadoras. Conoce dos de los métodos más efectivos para propiciar la generación de buenas ideas.

 

Las empresas utilizan una variedad de técnicas para generar nuevas ideas. Entre ellas se hallan las conocidas como brainstorming y catchball.

 

1.- 'BRAINSTORMING'

El brainstorming eficaz se apoya en cinco principios clave:

  • Focalización: El brainstorming debe concentrarse en un problema concreto y estar acotado por unos límites reales.
  • Suspensión de juicio: Hay que eliminar cualquier juicio mientras se vayan generando las ideas. Es necesario fomentar que broten incluso las ideas más descabelladas.
  • Seguridad personal: Es preciso garantizar a los participantes que las ideas poco populares o que pongan en peligro a la empresa no provocarán recriminaciones y que no se tomarán represalias contra quien cuestione algún aspecto interno de la organización.
  • Discusión seria: Se debe limitar la discusión a una sola conversación y mantenerse centrado en ese tema. La dispersión no conduce a ninguna solución efectiva.
  • Desarrollar ideas: Hay que intentar ampliar o desarrollar las ideas de los demás cuando sea posible.

Las técnicas de brainstorming pueden agruparse en tres categorías: visionado, modificación y experimentación.

  • Visionado: Con esta técnica se pide a las personas que piensen, detenidamente, en una solución ideal a largo plazo y en los medios para conseguirla. El objetivo es liberarse del carácter intrínsecamente práctico que inhibe el pensamiento innovador. Una vez que se hayan generado varias ideas que puedan constituir esa solución ideal, hay que preguntar qué habría que considerar para hacer realidad esas ideas.
  • Modificación: La técnica del visionado tiene como punto de partida el supuesto de que no existen las limitaciones; en cambio, la técnica de la modificación parte de que las hay, de que pueden ser limitaciones tecnológicas o circunstanciales, y trata de realizar adaptaciones. Para ver cómo se podría modificar su producto o servicio, se pide a las personas que lo consideren como si fueran los propios consumidores.
  • Experimentación: Esta técnica permite combinar sistemáticamente elementos de varias formas y después comprobar las combinaciones. Para aplicarla, primero hay que crear una matriz en la que se conjuguen los deseos que se quiere alcanzar, el escenario ideal en el que se podrían conseguir y los recursos necesarios. Del resultado de esa tabla se podrán extraer diferentes ideas innovadoras que afecten a las diferentes partes del proceso productivo, sin necesidad de realizarlas todas.

 

2.- ‘CATCHBALL’

El catchball es un método multifuncional para conseguir dos objetivos: enriquecer o mejorar las ideas. Una vez que se ha generado una idea, ésta se puede desarrollar y perfeccionar aplicando este método. Primero se sugiere una idea a los colaboradores para que la consideren. Puede tratarse de un nuevo objetivo estratégico, un nuevo producto o un método para mejorar un proceso. Uno de los miembros del grupo de trabajo recoge esa idea y asume la responsabilidad de comprenderla, reflexionar sobre ella y perfeccionarla.

 

Después, compartirá con el grupo sus conclusiones y otra persona del equipo de trabajo recogerá la idea ya perfeccionada por el primer colaborador y la someterá al mismo proceso de comprensión, reflexión y mejora, y así sucesivamente con todos los miembros del grupo. En torno a esa idea se va desarrollando un ciclo de mejora gradual. A medida que las personas participan, se va creando una sensación de propiedad compartida y de compromiso con la idea que va tomando forma.