Directivos capaces de trabajar bajo presión

La sociedad ha sufrido una impresionante transformación de un tiempo a esta parte. La crisis o las nuevas tecnologías, por ejemplo, han supuesto cambios importantes en nuestra vida cotidiana, pero también en el ámbito laboral. Una de las consecuencias más directas de esta transformación es que las empresas cada día buscan empleados con mayores competencias y habilidades. Y no nos referimos solo a los idiomas. Por supuesto, cuando hablamos de empleados también nos referimos a los directivos, a los que todavía se les exige más. Por ejemplo, una cualidad muy demandada es la de trabajar bien bajo presión. Sin embargo, no son muchos los que son capaces de conseguirlo. 

 

Directivos efectivos

Debido a que el mundo avanza a pasos agigantados, los directivos tienen la necesidad de ser efectivos y gestionar el tiempo de forma correcta. Por eso, las empresas buscan personas que sean capaces de hacer frente con éxito a situaciones imprevistas y que puedan trabajar perfectamente a contrarreloj.

No saber trabajar bajo presión

Como te hemos comentado antes, no son muchos los directivos que son capaces de trabajar bajo presión. De hecho, lo normal es que en situaciones de urgencia la mayoría no sepan gestionar de forma correcta su autocontrol emocional ni tampoco transmitir tranquilidad a la gente que está a su cargo, lo que se traduce en jefes que se desbordan emocionalmente a la mínima dificultad, transmitiendo estos sentimientos negativos al resto de la empresa. Lo más preocupante es que esto puede derivar en enfermedades mentales.

 

Encontrar el orden en el caos

Aunque no lo creas, los momentos de presión pueden llegar a ser muy positivos para cualquier directivo, ya que ayudan a crecer a nivel personal. Además, también ayudan a hacer crecer el equipo. Eso sí, para ello es importante poder encontrar el orden en el caos. Por otra parte, también hay tener en cuenta que trabajar bajo presión puede ser muy útil para la vida diaria, y es que, seguramente, en algún momento de nuestra vida, todos debemos enfrentarnos a alguna urgencia.

 

Consejos para trabajar bajo presión

No todo el mundo tiene la misma capacidad para trabajar bajo presión, pero podemos recurrir a algunos consejos para mejorar esta importante capacidad tan valorada hoy en día en las empresas. Así, lo principal es no dejarse llevar por las emociones, ya que éstas no dejan pensar con claridad. Por tanto, en situación de presión, lo que hay que hacer es respirar profundamente y transformar los nervios en energía. Una vez templados, es importante evaluar la situación, identificando cuáles son las prioridades. Después ya podrás pasar a la acción.

 

Qué pueden hacer las empresas

Todavía son pocas, pero hay algunas empresas que tienen programas específicos para que directivos y empleados tengan los recursos personales suficientes para trabajar bajo presión y, así, no estresarse. También son útiles acciones como ofrecer gimnasios en la propia empresa, fisioterapeutas, campeonatos deportivos… Se trata de acciones efectivas contra el estrés.