Cuatro razones por las que merece la pena ser auténtico en el trabajo

Trabajador ejemplar

Vivimos en una sociedad que desea que encajemos en los moldes y que gustemos a todo el mundo. Y la verdad es que es mucho más fácil ser lo que se espera de nosotros, adaptándonos a las expectativas ajenas, que ser verdaderamente auténtico, es decir, ser fiel a nuestros principios y valores, sintiéndonos a gusto con nosotros mismos y cuando conectamos con las otras personas. Así, la autenticidad llega cuando aceptamos lo que somos y nos atrevemos a ser quienes queremos ser.  Ser auténtico en todas las facetas de la vida es esencial, pero aún más en el trabajo, sobre todo si tenemos en cuenta que en el mercado actual los patrones se repiten y que lo que triunfa suele ser lo diferente. Para acabar de convencerte de la importancia de la autenticidad, hoy vamos a darte cuatro razones por las que merece la pena ser auténtico en el trabajo.

 

Mayor bienestar

Algunas personas pasan la mayor parte de su tiempo intentando ser algo diferente a lo que realmente son, actuando de acuerdo con un papel que asumen que será el correcto en cada situación. En la mayoría de los casos, esto se traduce en un comportamiento de sumisión, lo que puede provocar consecuencias psicológicas muy negativas, tal y como han concluido numerosas investigaciones. Por el contrario, si nos comportamos con un nivel de autenticidad alto, aumentamos nuestra autoestima y, como consecuencia, nuestro bienestar. Por tanto, ser auténtico en el trabajo también te permitirá ser más feliz y tener una mayor estabilidad emocional.

Cumplir con las metas

Tal y como explica la coach y economista Mónica Esgueva en un artículo para Infojobs, “la gente auténtica se siente mejor consigo misma, es más resiliente, tiene menos probabilidades de recurrir a hábitos autodestructivos en busca de consuelo y tiende a contar con un propósito que le guía en sus elecciones”. Todo ello le ayuda a cumplir con sus metas, algo muy importante en el entorno laboral, que ya sabes que hoy en día es más competitivo que nunca.  

Destacar sobre los demás

Todos tenemos la necesidad de sentirnos queridos y aceptados tanto por nuestros clientes como por nuestros compañeros y superiores. Sin embargo, no debemos olvidar que siempre tiene que haber espacio para la creatividad. De hecho, si huimos de esta corriente que tiende a uniformar los gustos, podremos destacar por ser diferentes, extraordinarios y auténticos. No queremos decir que tengas que saltarte las reglas, pero sí que debes sorprender. Muchos creen que para hacer lo mismo que el resto, lo mejor es abandonar.

Atraer a los demás

Por último, debes saber que las personas auténticas actúan como verdaderos imanes, atrayendo la atención y la admiración de los demás, ya que a todos nos gusta lo genuino y verdadero. Así, te ayudará a crear buenas relaciones en tu entorno laboral.

Queremos terminar este artículo con una reflexión de Steve Jobs:

“Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otros. No te dejes engañar por los dogmas, es decir, vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que el ruido de las opiniones de los demás acalle tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición. Ellos ya saben de algún modo en qué quieres convertirte realmente. Todo lo demás es secundario.”

 

Apúntate al Programa de Administración de Empresas de EAE Programas y exprime al máximo tus habilidades directivas.

¿Te ha resultado útil?: 
0
Sin votos (todavía)
¿Te ha resultado útil?: 
0
Sin votos (todavía)
Buscador de noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe nuestras publicaciones directamente en tu email cada 15 días.