Cuatro negocios con potencial que requieren una inversión mínima

Lamentablemente, España todavía no se ha recuperado de la grave crisis económica que ha vivido en los últimos años y, aunque el futuro sigue siendo bastante incierto, algunos expertos en la materia aseguran que ya se puede ver la luz al final del túnel. Aún así, el paro en nuestro país sigue siendo muy elevado. Ante este panorama, a mucha gente no le queda más remedio que emprender su propio negocio. Eso sí, en estos casos es mejor optar por un negocio rentable (que nos permita cubrir gastos y obtener unos beneficios considerables) que requiera una inversión mínima, aunque exija tiempo, esfuerzo y dedicación.  A continuación te damos cuatro buenas ideas.

 

Enseñanza

Lo primero que queremos comentarte es que cada vez hay más gente interesada en aumentar sus conocimientos, ya sea a nivel informático, de idiomas, de contabilidad o de cualquier otra materia. Es una forma de aumentar el currículum para logar un trabajo mejor. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que si hay algo que se te da bien (economía, inglés, francés, baile…), puedes ofrecer clases o talleres a personas interesadas en aprender tus conocimientos. Por supuesto, no es necesario que seas un experto. Siempre puedes seguir aprendiendo a medida que vas compartiendo lo que ya sabes.

 

Asesoramiento

Siguiendo la misma línea, puedes aprovechar tu experiencia y tus conocimientos para ofrecer servicios de asesoramiento o consultoría. Este tipo de negocios resultan muy rentables, ya que los activos son las habilidades, la experiencia y los conocimientos, y los precios que las empresas pueden llegar a pagar por este servicio pueden llegar a ser bastante altos. Además, hoy en día es posible realizar este trabajo a través de Internet, lo que implica menores costes aún. Lo mejor es desarrollar el servicio en el área en la que se esté más especializado.

Traducción, redacción y edición

Otro negocio que puede resultar muy rentable y que apenas requiere inversión es el de ofrecer servicios de traducción, redacción y edición. Así, lo que te proponemos es que aproveches tus conocimientos de idiomas y tu habilidad de escribir. Piensa que hoy en día son muchas las empresas que necesitan este tipo de servicios. Además, como al poder trabajar como freelance y desde tu propia casa, no necesitarás una oficina oficial, lo que se traduce en una menor inversión inicial.

 

Segunda mano

Por último, queremos hablarte de un negocio bastante viejo pero que ha adquirido una nueva dimensión con la llegada de las nuevas tecnologías. Nos referimos a comprar productos de segunda mano que se puedan vender sin muchas dificultades (muebles, electrodomésticos, productos deportivos…). Gracias a Internet, podrás gestionar tu negocio desde casa, por lo que no tendrás que invertir mucho dinero.

 

¿Te animas  a emprender?