Cuatro motivos por los que merece la pena contar con buenos sistemas de gestión de calidad

Sistema de gestión

Según la web Definición.de, un sistema de gestión de calidad es un “mecanismo operativo de una organización para optimizar sus procesos”. Su objetivo es orientar la información, la maquinaria y el trabajo para que los clientes estén satisfechos con los productos y/o servicios que adquieren, lo que influirá positivamente en la empresa: más ganancias, mayor fidelidad, menos gastos en resolución de problemas, etc. Hoy te damos cuatro motivos por los que merece la pena contar con buenos sistemas de gestión de calidad basándonos en la información que nos ofrece la Asociación Española para la Calidad (AEC).

 

Una buena organización

Para que una empresa o cualquier otra organización pueda cumplir con sus objetivos es imprescindible contar con una buena organización. En este sentido, es importante tener en cuenta que los sistemas de gestión de calidad permiten sistematizar operaciones, produciendo innovaciones que pueden hacer más eficientes los procesos de la empresa, tal y como explican en el artículo “La importancia de contar con buenos sistemas de gestión de calidad” de Deusto Formación. Eso sí, para ello es importante que los objetivos de calidad del sistema estén alineados con los del negocio.

Gestionar el desarrollo de las actividades con calidad

Por otra parte, hay que tener en cuenta que los sistemas de gestión de calidad permiten analizar el desempeño de manera integral, pudiendo detectar las oportunidades de mejora. Si éstas se implementan de forma exitosa, se notarán cambios notables en los indicadores de desempeño de la organización. Además, hay que tener en cuenta que ayudan a las compañías a cumplir la normativa relacionada con los productos y/o servicios que ofrecen.

Trabajo más simple y mejor

Por supuesto, hay que señalar que este tipo de sistemas permite organizarse para hacer el trabajo de manera más simple y mejor. Tal y como explican desde AEC, “la organización por procesos, operados con equipos de trabajo interfuncionales, es una herramienta que permite producir resultados superiores debido a la sinergia generada por la integración de las diversas habilidades y experiencias de sus miembros”. Dicho de otra manera, como los trabajadores cuentan con más información sobre los procesos, pueden abordar su ejecución de manera más ágil. Además, hay que tener en cuenta que gracias al buen flujo de información entre la plantilla, se puede incrementar tanto su motivación como su compromiso.

Cadena de valor con proveedores y clientes

Por último, desde la asociación aseguran que los sistemas y sus procesos son una estrategia ideal para “rebasar la estructura departamental de la empresa”, ya que se establece una cadena de valor con los proveedores y clientes. En este sentido, es importante señalar que los sistemas de gestión de calidad tienen muy en consideración los requisitos y las expectativas del cliente. Por tanto, esto se traduce en una mayor satisfacción y fidelización.

En definitiva, los sistemas de gestión de calidad ayudan a incrementar la posición competitiva de la empresa, su liderazgo y sus posibilidades de sostenibilidad en el tiempo.

 

Más información:

Herramientas para implementar un Sistema de Gestión de Calidad