Cuatro consejos para ser más productivo

Cuatro consejos para ser más productivo

Vivimos en un mundo altamente competitivo en el que no queda más remedio que ser productivo, lo que quiere decir que debemos realizar el máximo de tareas posibles con la mejor calidad y en el menor tiempo que podamos. Y es que trabajar muchas horas no siempre es sinónimo de productividad, ya que el resultado puede no ser el esperado.

La sociedad actual suele premiar más la actividad que la productividad, algo con lo que nosotros no estamos de acuerdo en absoluto. Por eso, hoy queremos darte cuatro consejos clave para que puedas ser más productivo.

Cuídate

Si quieres ser más productivo en tu día a día lo más importante es que te cuides, lo que quiere decir que debes tener unos hábitos de vida y de trabajo saludables. Así, te recomendamos que te vayas a la cama temprano para que puedas descansar lo suficiente (los especialistas recomiendan dormir 8 horas diarias); que sigas una dieta sana y equilibrada; y que tomes varios descansos a lo largo de tu jornada laboral. Pausas de 15 o 20 minutos cada dos horas son más que recomendables, ya que servirán para que tu mente se despeje. También es aconsejable descansar la vista y estirarse cada 15 minutos.

Organízate

Otra de las claves para ser más productivo es saber organizarse. Así, lo que te recomendamos es que hagas una lista diaria o semanal que incluya todas las tareas que debas cumplir y que sigas un plan para llevarlas a cabo. En este sentido, es muy útil marcarse prioridades, lo que significa que debes poner en los primeros lugares de la lista las tareas verdaderamente importantes. Además, debes saber que marcarse metas que se puedan cumplir también es muy positivo. Por supuesto, es esencial que mantengas tu zona de trabajo ordenada y bien organizada.

Evita distracciones

Por otra parte, debes saber que para ser productivo es esencial evitar cualquier distracción. Por tanto, lo mejor que puedes hacer es dejar fuera de tu vista todo aquello que te pueda distraer, como el teléfono móvil, la Tablet, la radio o la televisión. A veces, las distracciones no dependen de uno mismo, sino del entorno, aunque puedes evitar que éstas acaben siendo negativas para tu trabajo. Por ejemplo, es buena idea que dediques unos momentos específicos del día para recibir llamadas o contestar emails. Por otro lado, tanto si trabajas en casa como en una oficina, puedes poner un cartel de “no molestar” en la puerta para que no tengas que estar soportando interrupciones todo el tiempo.

Empieza el día con ejercicio

Aunque no lo creas, empezar el día con ejercicio te puede ayudar a ser más productivo, ya que el deporte hace que la sangre fluya y aumenta los niveles de serotonina, un químico cerebral que mejora el estado de ánimo. Además, aliviarás el estrés y te recargarás de energía, dejándote como nuevo para empezar la jornada laboral con muy buen pie. Si lo del ejercicio no te convence, procura dedicar la primera hora del día a ti mismo.

 

Más información: 

6 herramientas para aumentar la productividad en el trabajo