¿Cuál es el coste económico de la obesidad?

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 20% de los hombres y un 23% de las mujeres en Europa son obesos. De hecho, hoy hay más personas con sobrepeso que desnutridas en el mundo por primera vez en la historia y representan el 30% de la población mundial, según un informe de la consultora McKinsey, que prevé que serán el 50% en 2030.  

 

Ahora, debido al reconocimiento de la obesidad como una posible discapacidad según un reciente fallo del Tribunal Europeo de Justicia las empresas se pueden ver obligadas a disponer de espacios para el trabajo de mayores dimensiones para estos empleados y a que sus tareas sean menos pesadas que  las del resto de los trabajadores, entre otros aspectos.

 

Los datos en España no son para tirar cohetes. El 50% de la población económicamente activa padece sobrepeso, según la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), que en un reciente estudio apunta que “los kilos de más afectan a la hora de encontrar trabajo”.

 

La consultora McKinsey estima en 2 billones de dólares, o lo que es lo mismo, el 2,8% del PIB mundial, el coste de la obesidad en la economía mundial. El problema está a la altura del tabaquismo, como explican en la cadena británica BBC. Las consecuencias de la obesidad son transversales a nivel económico. Su repercusión se puede apreciar en el aumento de costes sanitarios así como en “la caída de la productividad y  y el aumento del absentismo laboral, hasta un mayor consumo de alimentos y energía”, informa el diario El País.

 

La consultora Gallup estima que el coste de la obesidad en Estados Unidos en términos de competitividad para las empresas se elevan a los 153.000 millones de euros, cifra que asciende hasta los 160.000 millones en Europa, según las cifras que maneja Bank of America-Merrill Lynch.

 

Según el diario del grupo Prisa, “la mayoría de los expertos coinciden en que las empresas deben subvencionar los programas de adelgazamiento, los medicamentos antiobesidad que puedan necesitar los empleados e invertir en el rediseño del lugar de trabajo (sala de ejercicios, comedor, máquinas expendedoras con productos saludables, etcétera). Amplios planes contra la obesidad tendrían un coste de entre 20 y 30 dólares anuales por persona en países como Japón, Italia, Canadá o Reino Unido, según la OCDE”.

 

Más información:

Obesity 'costing same as smoking'

Informe Gallup sobre el coste de la obesidad en EE.UU.

OMS: Obesidad y sobrepeso

McKinsey Global Institute: How the world could better fight obesity

Bank of America - Merrill Lynch: Globesity – the global fight against obesity