Cómo se forjó el éxito de Nike

Nike es, sin duda, una de las marcas deportivas más importantes del planeta. No lo decimos solo nosotros, sino Forbes en la lista Forbes Fab 40 que la revista recoge en su artículo “Las 40 marcas deportivas más valiosas del mundo”. El ranking tiene en cuenta el valor de la marca, que es “la diferencia entre el valor empresarial estimado de la marca comercial y el valor de un negocio similar”. Según se explica en el artículo, Nike ha pasado de 7.500 millones de dólares a 26.000 millones de dólares respeto a 2007. Hoy queremos contarte cómo se ha forjado el éxito de esta compañía conocida en todo el mundo.

 

Los orígenes de la marca

Corría el año 1964 cuando Bill J. Bowerman, un entrenador de atletismo, y Philip Hampson Knight, un joven licenciado en Empresariales, crearon Blue Ribbons Sports, que 7 años más tarde acabaría convirtiéndose en Nike. La idea surgió tras un viaje que Knight hizo a Japón para descubrir la compañía Onisuka, que creaba las zapatillas Tiger. La visita fue bastante productiva, ya que salió de allí con los derechos de distribución de este calzado en el oeste de Estados Unidos. La idea también conquistó a Bowerman, así que ambos aportaron 500 dólares para crear su propia empresa. Más tarde, contratarían a Jeff Johnson, que acabaría siendo una pieza clave, ya que fue él quien ideó el nombre de Nike y los primeros anuncios y catálogos de la firma.

 

Lo que los deportistas necesitaban

Al enfriarse la relación con la marca japonesa, decidieron crear sus propias zapatillas, siendo muy bien aceptadas por los deportistas estadounidenses. De hecho, una de las claves del éxito de Nike es que desde la llegada de Johnson, la marca se preocupó por averiguar lo que los deportistas necesitaban. Poco a poco, Nike se fue haciendo más conocida entre los profesionales del deporte. Hoy en día, la compañía sigue dependiendo de la interacción y retroalimentación con los deportistas de todos los niveles.

El poder de un atleta

Gracias a que muchos deportistas comenzaron a utilizar zapatillas Nike en competiciones nacionales e internacionales y a su decisión de convertirse en sponsor de diferentes eventos deportivos, la marca se hizo aún más conocida, ya que de esta manera podía llegar a diferentes lugares al mismo tiempo con la ayuda de las retransmisiones o las noticias en periódicos. De hecho, esto ayudaba a que el consumidor relacionara la marca con el deporte y el éxito. Eso sí, gran parte de la “culpa” la tuvo el corredor estadounidense Steve Prefontaine, que se convirtió en el primer icono de Nike. Fue con él con quien Knight descubrió el poder que puede tener un deportista para popularizar una marca, lo que acabaría convirtiéndose en una de las principales claves del éxito de la compañía.

El punto álgido de la relación de Nike con un deportista llegó en 1985 con Michael Jordan, que por entonces no era muy conocido. Sin embargo, a finales de la década ya había revolucionado el marketing deportivo. Desde entonces, la marca lidera el mercado.

 

Otras claves del éxito de Nike

El éxito de Nike también se debe a otros factores, como a la estrategia de reclutar talentos del deporte para trabajar en la compañía; su inversión en mercadotecnia y en tecnología; la no inversión en activos; la externalización de la fabricación; y, por supuesto, los patrocinios: Cristiano Ronaldo, Neymar, LeBron James, Kobe Bryant…

 

Más información:

Las 40 marcas deportivas más valiosas del mundo