Cómo gestionar una crisis empresarial

Las crisis en las empresas son, lógicamente, algo negativo, aunque no se debe perder la oportunidad de aprovechar este momento para reinventarse. Entendemos como crisis en la empresa cualquier evento que amenace la imagen y la reputación de la compañía o que pueda poner en peligro su funcionamiento. Según algunos estudios, el 95% de las empresas sufren alguna crisis a lo largo de su existencia, con los consecuentes efectos negativos en su imagen, credibilidad y resultados. Sin embargo, tan solo un 10% son capaces de aprovechar esta situación para salir fortalecidas. Por eso, hoy queremos darte las claves para gestionar una crisis empresarial con éxito.

 

Adelantarse

La clave principal para gestionar una crisis empresarial es adelantarse a ella. Así, es importante estar siempre atento a lo que sucede dentro de la compañía en todo tipo de aspectos, como los recursos financieros o humanos. Por supuesto, también es esencial vigilar aspectos externos que pueden influir en una posible crisis en la empresa. Asimismo, no está de más contar con unas indicaciones que sirvan para saber cómo actuar en situaciones determinadas. Dicho de otra manera, es necesario disponer de una especie de manual de procedimientos para el manejo de las crisis.

 

Comunicación

La comunicación también es un aspecto clave a la hora de gestionar las crisis. En este sentido, lo primero que hay que tener en cuenta es que antes de que alguien externo hable del problema, lo haga la propia compañía para diluir el impacto en la opinión pública. Antes, por eso, es esencial promover la comunicación interna para que los empleados sepan lo que está ocurriendo dentro de la empresa. Además, esto puede ser muy positivo a la hora de solventar el problema, ya que los propios trabajadores pueden aportar alguna solución. Por supuesto, deberás explicar con detalle todas las acciones que se vayan a tomar, especialmente las impopulares, consiguiendo que éstas suenen esperanzadoras.

 

 

Soluciones

Por supuesto, más importante que comunicar interna y externamente la crisis empresarial es intentar solucionarla. Así, se deben analizar todos los problemas que hayan podido llevar hasta esta situación. Es esencial tomarse el tiempo que haga falta para analizarla. Después, podrás crear acciones y estrategias para solventar los errores, siempre actuando de forma racional.

 

Involucrar a todos los trabajadores

Por otra parte, es esencial que en momentos de crisis empresarial todos los empleados trabajen de forma activa para solventar el problema. Para lograrlo, es necesario que los trabajadores se sientan motivados y parte importante de la compañía, lo que les empujará a querer salvarla, poniendo todo de su parte. Así, mantener a los empleados motivados es una parte esencial en la gestión de una empresa. Este punto es especialmente importante, ya que si se consigue superar la crisis, se habrá aprovechado la oportunidad de fidelizar al equipo, ya que se fortalecerán las relaciones entre los empleados y directivos y se creará un vínculo de confianza. Además, también puede ser una oportunidad de ver quién está o no a la altura.

 

Más información:

Cinco claves para motivar a los empleados