Cómo fomentar la creatividad dentro de una compañía

Una de las capacidades que las empresas más demandan a sus empleados hoy en día es la creatividad, es decir, la facultad de generar ideas diferentes a las del resto, aportando un valorar añadido y generando resultados. Esta herramienta no solo es necesaria para generar nuevos productos o negocios, sino para mejorar procesos, establecer nuevas colaboraciones, crear una publicidad diferente… Dicho de otra manera, se puede utilizar en todas las áreas de una empresa. El problema es que muchas de las compañías actuales parecen estar diseñadas para acabar con la creatividad, entre otras cosas porque los directivos no parecen darle prioridad. Si no quieres que te ocurra lo mismo, te recomendamos que le eches un vistazo a nuestros consejos para fomentar la creatividad dentro de una compañía.

 

El papel del líder

El primer paso para que cualquier empleado pueda ser creativo es que se desenvuelva en un buen ambiente laboral. En este sentido, es especialmente importante que los líderes hagan todo lo posible para que los trabajadores se sientan libres de generar ideas, evitando el miedo al trabajo, al error o hacer el ridículo de los empleados. Por tanto, se debe crear un entorno en el que no se castigue el fallo ni se maten las ideas. Para lograrlo, los directivos deben creer en sus colaboradores y darles su propio espacio, dejándoles desarrollar sus inquietudes. Por supuesto, deben conseguir que todos los trabajadores se sientan parte del proyecto. Por otra parte, el líder debe tener una actitud humilde y reconocer que las ideas pueden venir de cualquier persona, manteniendo una mente abierta.

 

Motivación

La motivación, que también debe venir de parte de los líderes, es esencial para que los trabajadores sean creativos. Si un empleado se siente a gusto y valorado en la empresa, se sentirá más motivado para ejercer mejor su trabajo. Además, es importante que al tener una buena idea, el trabajador sea apreciado por ella y por todo el trabajo que realiza en la compañía. Por supuesto, es importante que éste vea materializada su idea.

 

Dar tiempo

Por otro lado, resulta imprescindible que la empresa dé el tiempo necesario a aquellos trabajadores que se dedican a áreas más creativas (mercadotecnia, innovación, desarrollo…). En este sentido, es esencial tener en cuenta que la creatividad suele surgir en los momentos en los que se está más relajado, por lo que presionar a los empleados para que aporten ideas en un tiempo demasiado limitado puede ser contraproducente. Hay algunos expertos que consideran que, por el contrario, la presión y el estrés pueden ayudar al cerebro a ser más creativo.

 

Adiós a la rutina

Por último, para fomentar la creatividad recomendamos potenciar nuevos estímulos. En este sentido,  es importante tener en cuenta que la rutina es uno de los peores enemigos de esta herramienta. Así, se debe procurar que los trabajadores no hagan siempre lo mismo. Por ejemplo, puede ser buena idea promover la colaboración entre personas de diferentes disciplinas.

 

Más información:

Tres pautas para preparar y motivas un equipo