Cómo ejercer influencia en el trabajo sin ser jefe

¿Cuál es la fórmula para lograr influir en el trabajo? Credibilidad y resultados son dos de las claves a tener en cuenta. Ahora bien, existen muchas casuísticas. Algunos empleados, por ejemplo, utilizan su capital relacional, léase vínculos familiares o relaciones con importantes clientes, para convertirse en intocables en una compañía. El poder de estos empleados, en un plano negativo, es elevado debido al manejo de información privada o confidencial que pueden llegar a manejar.

 

Existe otro tipo de empleado, al que en el diario Expansión llaman ‘influencers', que saben cómo desenvolverse dentro de la organización para estar bien con todo el mundo y conocer qué es lo que gusta o desagrada a los responsables. Se trata de un perfil de empleado que viven pegados al trabajo y que comunmente reciben los calificativos de “trepas” o “pelotas”. Este tipo de empleado social, sin embargo, actúan de “conectores” de la empresa y “dinamizan los grupos y tienen una alta inteligencia emocional y social”.

 

Otro tipo de trabajador que ejerce una importante influencia en una empresa es aquel que podríamos llamar “conseguidor”. Es el tipo de empleado que funcionan como catalizadores y hacen que todo se acelere debido a que conocen más resortes de la compañía que el resto. Hay que tenerles en cuenta por unifican al grupo en la empresa.

 

Si uno es un experto en alguna materia también puede ser utilizado para aumentar su influencia en la compañía. Se trata de dejar una impronta reconocible por el resto de personas en la organización. La eficacia y los resultados en el trabajo, empero, suponen la cota de influencia más sostenible en el tiempo para cualquier empleado.

 

Más información:

La comunicación en la empresa, empleados “tóxicos” y su influencia en la organización

Cómo detectar a un empleado tóxico

Entra a la web de EAE Business School para conocer la segunda escuela de negocios más reputada del Ranking MERCO.