Cómo crear un buen clima laboral

Aunque muchos directivos no le dan a este factor la importancia que realmente tiene, lo cierto es que crear un buen ambiente laboral es imprescindible para lograr los objetivos propuestos en cualquier empresa, ya sea grande o pequeña. Son muchos los aspectos que influyen a la hora de crear un ambiente humano y físico adecuado para que todos los colaboradores trabajen de forma correcta: la actitud del directivo, el comportamiento de los trabajadores, la comunicación, las herramientas… Lógicamente, todo esto tiene mucho que ver con el departamento de Recursos Humanos. Lo que hoy vamos a hacer es darte algunos consejos para crear un buen clima laboral.

El entorno

A priori puede no resultar importante, pero lo cierto es que el ambiente del que se rodea el trabajador es esencial para lograr un buen rendimiento y, así, aumentar la productividad. Es importante que el espacio esté bien distribuido, que todas las herramientas funcionen correctamente y sean fáciles de utilizar, que no haya ruidos molestos y, sobre todo, que el lugar esté correctamente iluminado. En este sentido, es muy importante potenciar al máximo la luz natural. Además, los diferentes espacios que forman parte del entorno laboral deben ser seguros y cómodos y deben estar limpios y ordenados.

La actitud del jefe con sus trabajadores

Por supuesto, la actitud que los directivos tienen con todos los empleados influye sobremanera en el clima laboral. Así, es necesario que estos se ganen la confianza de los trabajadores, agradeciéndoles y reconociendo sus aciertos, pero también informándoles de sus errores. También es importante que los directivos escuchen a los colaboradores; solo de esta manera podrán darse cuenta de los fallos. Por otro lado, es esencial que tomen muy en cuenta valores como el respeto, la lealtad y la honradez. De esta forma será más fácil que todos los integrantes de la empresa se muestren tolerantes y respetuosos, lo que proporcionará armonía entre todo el personal. Además, es imprescindible que los directivos fomenten la igualdad, evitando cualquier tipo de discriminación o amiguismo.

Conciliación

Para que el clima laboral sea excelente, es necesario crear políticas de conciliación de la vida laboral y familiar. Esto quiere decir que los directivos deben hacer todo lo posible para que sus empleados puedan tener tiempo para disfrutar de sus familias. Por supuesto, los mismos directivos también deben poder conciliar su trabajo con su vida familiar. Son muchos los recursos a los que se puede recurrir para lograrlo: horarios flexibles, posibilidad de hacer media jornada, el trabajo desde casa, servicios de guardería…

 

Formación

Muchas veces olvidados, los programas de formación son absolutamente imprescindibles en las empresas. De esta manera, los trabajadores no solo se sentirán valorados, sino que podrán ampliar sus conocimientos y les costará menos alcanzar sus retos profesionales. Por supuesto, la profesionalización de los empleados beneficiará a la empresa directamente.

Remuneración

También se debe tener muy en cuenta la remuneración de los trabajadores. En este sentido, es importante saber que ni los salarios medios y bajos ni los inmóviles son adecuados para promover un buen clima laboral. Lo ideal es crear políticas salariales que tengan en cuenta la eficacia y los resultados. Así, los trabajadores estarán más motivados y se esforzarán más.