Cinco puntos clave de la formación distancia online para profesionales

La formación a distancia online es una realidad al alza. En los últimos años, en un contexto de crisis, las empresas han preferido ajustar costes y decantarse por un tipo de formación que ha permitido racionalizar sus recursos. Los datos así lo corroboran. Según Certifyme.net, empresa norteamericana líder en el sector de la formación en línea, más del 75% de las compañías en Estados Unidos y Europa utilizaron en 2013 el e-learning en sus organizaciones. Es un negocio que mueve la friolera de 37.500 millones de euros anuales, una cifra que se estima va a doblarse el próximo año.

 

Cinco son las claves que pueden resumir las ventajas para los profesionales con la formación online. Las explicamos a continuación:

 

1.- Reducción de los tiempos de aprendizaje y aumento de la retención

Además de una mayor flexibilidad y facilidad de acceso, la formación online permite reducir los tiempos de aprendizaje entre un 40% y un 60%. Otros estudios indican que la información procesada mediante métodos de e-learning logran ser retenidas un 25% más que si se hace con métodos tradicionales.

 

2.- Compatibilidad con el desarrollo profesional

Es un punto clave. Las compañías buscan contención en el gasto pero tienen la necesidad de que sus trabajadores estén mejor preparados. El e-learning es compatible con el desarrollo de un profesional en una organización y el profesional tiene la oportunidad de aplicar los conocimientos adquiridos en la organización a medida que los asimila. Actualmente predomina la formación blended o semipresencial, es decir, mitad online, mitad presencial. Las empresas confían cada vez más en la formación online debido al alto grado de autonomía que genera este tipo de formación gracias a la flexibilidad horaria para la formación y a la facilidad de acceso a los contenidos desde cualquier punto.

 

3.- Formación personalizada y gestión real del conocimiento

Mediante las nuevas tecnologías se puede realizar un seguimiento de los progresos del sujeto en formación y el profesor tiene la oportunidad de individualizar la atención en cada alumno de manera precisa. Además, los avances de la comunicación permiten realizar reuniones a distancia así como, entre otros aspectos, la entrega de ejercicios o informes en todo momento, en el caso que un profesional deba viajar. Asimismo, el intercambio de ideas y de opiniones enriquece el proceso de aprendizaje de los alumnos, ubicados en cualquier punto del mundo. Los contenidos, por otro lado, pueden estar actualizados al momento para todos.

 

4.- Disciplina y organización

Hay que tener en cuenta que la formación online requiere una alto grado de disciplina y organización por parte del estudiante. Es un plus que no tiene la formación presencial. Es un arma de doble filo. Por un lado, puede ser una barrera y por el otro una oportunidad para crecer en este aspecto, una de las cualidades más valoradas por las empresas y más demandadas en el mercado laboral.

 

5.- Estar actualizado tecnológicamente

Es prácticamente imprescindible que las herramientas que utilice el profesional que realice un curso de formación online estén actualizadas. De nada sirve, en muchos casos, trabajar con ordenadores obsoletos y sistemas operativos y software desactualizado. Se debe tener un conocimiento mínimo de la máquina que se usa así como navegar con más o menos soltura por la red. Si el curso lo permite y se desea, ampliar la experiencia a otros dispositivos puede enriquecer el aprendizaje.

 

Más información: 

Decálogo de las ventajas de la enseñanza eLearning

Los 'smartphones' se cuelan en clase

Informe Certifyme

 

Si estás interesado en cursar un máster o programa superior te recomendamos entrar a nuestra web para conocer cuál es nuestra oferta formativa