Cinco multinacionales que empezaron con muy pocos recursos

Ikea

Hoy queremos hablarte sobre cinco multinacionales que tienen algo en común: empezaron con muy pocos recursos. Algunas de ellas, incluso, se han convertido en íconos de nuestra sociedad.

 

IKEA

En primer lugar, queremos hablar de IKEA, compañía fundada por el sueco Ingvar Kamprad, que creó su primera empresa con tan solo 17 años a partir del dinero que su padre le regaló por ser un buen estudiante.

Este emprendedor empezó vendiendo cerillas a los granjeros, aunque probó con otros artículos: pescados, bolígrafos y lápices. Cinco años más tarde empezó a vender muebles y en 1951 editó su primer catálogo. El éxito de IKEA se debe a diferentes motivos: sus bajos precios, el control absoluto de toda la fase de producción y sus productos funcionales. Por supuesto, debemos destacar la experiencia del cliente. Y es que estamos hablando de algo más que una tienda de muebles. Su restaurante, por ejemplo, hace que pasar un día en IKEA sea un plan de lo más apetecible.

Gillette

También queremos hablar de Gillette y de su fundador, King Camp Gillette, que con 40 años era un comercial de tapones para botellas. Un día, el presidente de la compañía para la que trabajaba le aconsejó que si quería hacerse rico debía inventar un objeto desechable que la gente consumiera una y otra vez. Así, se aseguraría de que los clientes siempre tuvieran que volver a por más.

Ese consejo de su jefe se convirtió en una obsesión hasta que se le ocurrió la idea de la cuchilla desechable. Eso sí, necesitó 6 años para patentarla. Además, el primer año de comercialización fue decepcionante. Tras probar todo tipo de estrategias de marketing y apostar por una política de precios bajos, finalmente consiguió el éxito esperado.

Apple

Como no podía ser de otra manera, también vamos a hablar de Apple, compañía fundada por Steve Jobs y Steve Woznik en el garaje de los padres del primero. Ambos habían dejado sus estudios para comenzar el desarrollo de dispositivos informáticos de consumo.

El lugar escogido para confeccionar y diseñar los primeros ordenadores fue el garaje de los padres de Jobs. Tras desarrollar un par de modelos contando con muy poco dinero, recurrieron a un aval para obtener un crédito bancario y, así, poder continuar con su sueño.

Google

Google también se inició en un garaje, pero ni siquiera fue el de sus creadores. De hecho, Larry Page y Sergey Brin, que por entonces eran estudiantes de Stanford, tuvieron que pedírselo prestado a una amiga.

Tras reunir un millón de dólares gracias a la familia, amigos y otros inversores, Page y Brin lograron lanzar su compañía el 7 de septiembre de 1998.

Subway

Por último, Subway, una de las franquicias más importantes a nivel internacional y una de las cadenas de restaurantes con más locales en el mundo.

El fundador de esta multinacional es Fred DeLuca, que en 1965, como muchos jóvenes de su edad, quería estudiar en la universidad. Sin embargo, trabaja en una ferretería en la que solo ganaba 1,25 dólares por hora, dinero que no era suficiente para financiar su educación. Por eso, pidió consejo a un viejo amigo de la familia, que le recomendó abrir un restaurante de sándwiches. Con un préstamo de 1.000 dólares, este amigo se convirtió en socio de DeLuca. No imaginaban que iban a cambiar para siempre la industria de la comida rápida.

 

¿Te ha interesado esta noticia? Descubre nuestro EAE EMBA Online para convertirte en un experto.

 

¿Te ha resultado útil?: 
Sin votos (todavía)
Buscador de noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe nuestras publicaciones directamente en tu email cada 15 días.

EAE – OSTELEA Formación Online, S.L., tratará tus datos personales para gestionar la relación contigo y para remitirte, por cualquier medio, información y comunicaciones comerciales sobre nuestros productos y servicios similares a los solicitados. Los datos sólo se cederán a empresas de nuestro grupo si nos das tu consentimiento y nunca a empresas ajenas al mismo. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como a otros derechos, como se explica en nuestra política de privacidad.