Cinco consejos para renegociar un contrato

renegociar

Debido a las circunstancias cada vez más cambiantes del panorama económico, los contratos han dejado de ser acuerdos estáticos. De hecho, hoy en día lo más normal es ir adaptándolos de forma periódica. Por eso, tarde o temprano te verás en la tesitura de tener que renegociar un contrato con proveedores o clientes. Para que sepas cómo actuar llegado el caso, hoy vamos a darte cinco prácticos consejos.

Márcate un objetivo

Si vas a renegociar un contrato es esencial que te marques un objetivo claro. Así, deberás tener muy claro qué puntos del contrato quieres modificar y centrarte únicamente en éstos. Eso sí, que debas delimitar tus objetivos no quiere decir que no puedas detallar las posibles soluciones, siempre y cuando éstas sean viables.

Sé empático

El siguiente consejo que queremos ofrecerte es que seas empático, es decir, que te pongas en la piel de tu interlocutor. Este paso implica, en primer lugar, ser educado y amable con la otra parte. Por otro lado, es necesario que mitigues el impacto negativo de tu petición. En este sentido, es necesario que hagas ver a la otra parte que entiendes que le estás causando un problema y que compenses el prejuicio causado, ya sea ampliando el número de pedidos, prolongando el contrato, reduciendo los riesgos o agilizando las entregas. Se trata de demostrar que te has preocupado por reducir al máximo el impacto.

Muestra una actitud positiva

Por otro lado, es necesario que durante la negociación muestres una actitud positiva, sin transmitir miedo, negatividad o enfado. Para lograrlo, lo mejor es que no esperes a que la situación sea insostenible para renegociar el contrato, ya que las circunstancias podrían dificultarte la tarea de controlar los sentimientos y, como consecuencia, te costará más convencer a la otra parte. Por supuesto, también deberás evitar tener un sentimiento de culpa, ya que podrías perder la confianza en ti mismo y la autoestima.

No regatees

También es importante que tengas en cuenta que en la renegociación de un contrato no hay que regatear. Por tanto, no deberás presentar una propuesta excesiva con la voluntad de rebajarla a medida que avance la reunión. Lo único que conseguirás con esto es crear desconfianza en el interlocutor, ya que éste dará por hecho que las condiciones solicitadas son las mínimas con las que puedes seguir adelante. Además, regatear podría dañar tu imagen y tu reputación. Así, tu propuesta deberá ser clara y determinante.

Infórmate sobre la competencia

Por último, queremos recomendarte que te informes sobre lo que ofrecen otras empresas del sector. Eso sí, piensa que solo podrás utilizar esta información en el caso de que creas que no vas a poder llegar a un acuerdo con tu interlocutor. Dicho de otra manera, en ningún caso deberás utilizar las propuestas de otras empresas para renegociar un contrato como primer recurso. En cualquier caso, esta información podría serte útil si finalmente no llegas a un acuerdo con la otra parte.

 

Más información:

Características del contrato de exclusividad