Cinco consejos para mejorar la relación entre el jefe y sus subordinados

Son muchos los factores que influyen en el éxito de una empresa, pero algunos directivos no son conscientes de que entre los más importantes se encuentra el clima laboral que se genera en la compañía. En este sentido, la relación que se establece entre el jefe y los subordinados es clave. Lograr una buena relación entre ambos ayudará a generar un mejor clima y, como consecuencia, se notarán mejoras en la motivación y la productividad.

La relación entre el jefe y los subordinados tiene tanta importancia en la empresa que hoy queremos darte algunos consejos para mejorarla.

 

Empatía

Lo primero que hay que tener en cuenta para mejorar la relación entre jefe y subordinado es que ambas partes deben tener empatía por la otra parte, lo que quiere decir que tanto el mando como el empleado deben intentar ponerse en el lugar del otro y, así, poder entender su punto de vista.

 

La distancia justa

Uno de los problemas principales de muchos jefes es que ponen demasiada distancia entre ellos y sus empleados, una medida poca eficaz. De hecho, tanto el mando como el subordinado deberán ser cercanos, lo que no quiere decir que deba establecerse una relación de amistad entre ambos, ya que esto podría provocar una pérdida de autoridad por parte del jefe. Así, la relación no debe ser ni demasiado distante ni demasiado estrecha. Dicho de otra amanera, hay que evitar el amiguismo y abarcar la profesionalidad.

 

Potenciar la comunicación

Los problemas muchas veces surgen de la falta de comunicación. Por eso, es esencial que por ambas partes se potencie la comunicación, lo que quiere decir que el jefe deberá hacer llegar a todos los colaboradores los objetivos de la compañía, los resultados y los errores. Eso sí, es esencial que la comunicación sea de ida y vuelta, es decir, que además de expresarse, escuche y valore las opiniones del resto. Y hablando de comunicación, también es importante que el jefe reconozca los aciertos de los subordinados y les informe de sus errores, pero nunca gritando ni haciendo reprimendas públicas.

 

Valores

Para que la relación entre jefe y subordinado sea la adecuada, es decir, cercana pero no demasiado estrecha, es esencial que ambas partes se tomen muy enserio algunos valores básicos. Nos referimos al respeto, la honradez y la lealtad. Además, los jefes también deberán potenciar la igualdad, lo que quiere decir que deberán evitar los amiguismos y la discriminación.

 

Barreras

Por último, debes saber que una de las mejores formas de conseguir que la relación entre jefe y subordinado sea buena es que se eliminen las barreras que hay entre ambos. Por ejemplo, es buena idea que el mando comparta el mismo espacio de trabajo que el resto de colaboradores. Además, siempre es recomendable organizar encuentros fuera de la oficina para jefes y empleados. De esta manera, se aumentará la confianza entre todos los miembros de la empresa.

 

Más información:

Llevarse bien con el jefe