Cinco claves para que la web de una pyme sea perfecta

Uno de los retos a los que se enfrentan las pymes españolas para ganar competitividad se encuentra en la pantalla del ordenador. Conseguir una página web que ayude a incrementar los ingresos de una compañía es fundamental en un mercado global que ha dejado de ceñirse al ámbito geográfico de influencia más inmediato.

 

Por esta razón, disponer de una buena página web es crucial. Si la información de un portal es poco atractiva, no es dinámica y no está adecuadamente enfocada al público objetivo los potenciales clientes buscarán en la red otra opción que se adecúe mejor a sus necesidades.

 

En el diario económico Expansión han establecido cinco bases sobre las que asentar la página web de una pyme y que sea un éxito. Son las siguientes:

 

1.- CONTENIDOS: Hay que prestar atención a lo que se escribe en todos los apartados de una página web. El cliente debe entender fácilmente a qué se dedica la empresa y qué es lo que vende. El redactado debe estar enfocado a satisfacer al posible consumidor y hay que tener muy en cuenta el posicionamiento en Google, es decir, el SEO.

 

2.- DINAMISMO: Las páginas web en general deben ser muy dinámicas y hay que proporcionar contenidos actualizados periódicamente a los clientes. En caso contrario, se aburren y se van. Y no sólo de texto vive una web. Hay que añadir fotos y videos y todo elemento gráfico que sea necesario para hacer más atractiva la página.

 

3.- ESTÉTICA. Del mismo modo que a nuestra tienda física no la adornamos como si fuera siempre Navidad hay que evitar que la web de cualquier pyme parezca el sueño psicodélico de un hippy en los 60. Hay que dar con un diseño fácil, sencillo y atractivo.

 

4.- COMPRAS. ¿De qué me sirve una web si los clientes no pueden comprar? Lo importante de una página en Internet es que los potenciales consumidores terminen comprando. Añadir una tienda online es siempre una buena opción.

 

5.- EL MÓVIL. Es importantísimo pensar en los dispositivos móviles. La pyme online no puede estar únicamente en la web y debe poder verse (y debe poder comprarse) a través de smartphones o tabletas. No solo no es el futuro sino que es el presente.

 

Más información:

Anatomía de la Página web Perfecta