Cinco claves para lograr un equipo más creativo ante el cambio

En todas las empresas se dan momentos de transición entre estados debidos al cambio casi constante que exige la economía actual. A pesar de que estas situaciones suelen ser complicadas y afectan a muchos aspectos de la organización, también suponen un buen momento para fomentar la creatividad.

En un proceso de cambio en cualquier empresa, la innovación tendrá lugar si se establecen las condiciones más propicias y se anima a los profesionales a buscar nuevas maneras de hacer las cosas. Sea cual sea la situación concreta en la que se encuentra tu empresa o tu equipo, debes plantearte cómo hacer productivo el intervalo entre lo viejo y lo nuevo, y cómo aprovechar ese tiempo de espera para salir mejores de lo que erais.

  • Por ejemplo, si se trata de un cambio de sistema tecnológico, utiliza el período de cambio para diseñar de nuevo el flujo de trabajo, no sólo para mejorar la infraestructura tecnológica.
  • Cuando una nueva empresa ha comprado la tuya, te encontrarás en un buen momento para clarificar las funciones del equipo y mejorar su funcionamiento con el fin de maximizar sus oportunidades.
  • Si la cuestión, en cambio, es una reestructuración del departamento, involucra a todos en una reunión para ofrecer soluciones creativas a los problemas, en la que sean redefinidas las funciones y rediseñados los procedimientos. El consejo general es convertir cada revés en una oportunidad para mejorar las cosas.

 

Las siguientes sugerencias te ayudarán a animar activamente la creatividad durante estos momentos. Te las explicamos en cinco puntos.

  1. Transmite a los miembros de tu equipo la idea de que es el momento de cuestionar la forma habitual de hacer las cosas y buscar soluciones nuevas y creativas para las dificultades de la empresa. Explícales que los quehaceres diarios ahogan la creatividad y que ése es el mejor momento para generar y probar nuevas ideas. Además, apoya sus palabras con hechos y tómate tu mismo tiempo para mirar atrás y cuestionar cómo haces tu trabajo. Revisa los procedimientos sobre los que tienes control y recuerda que tu ejemplo es la mejor palanca para cambiar el comportamiento de otros.
  2. Proporciona a todos oportunidades para revisar los procesos anteriores: programa revisiones de políticas, encuestas y campañas de sugerencias. Ofrece a los miembros de tu equipo la oportunidad de revisar sus carreras y enfocar sus esfuerzos en áreas que les resulten de interés. Si gracias a esas actividades se generan nuevas ideas para la empresa, asegúrate de mantener informadas a las personas sobre lo que se hará con esas ideas. Nada socava más un esfuerzo que el hecho de que las buenas ideas sean olvidadas y no se tomen en serio.
  3. Ofrece formación en técnicas de descubrimiento e innovación. Éste es el momento más oportuno para realizar cursos de pensamiento creativo y talleres sobre innovación. Además, procura que se prolonguen en el tiempo, porque a veces estas iniciativas suelen tardar en dar sus frutos
  4. Fomenta la experimentación. Muchas personas tienen ideas que están deseando probar y que podrían dar solución a problemas que tiene la empresa. Eso sí, lo que es más difícil es que se animen a probar dichas ideas. Experimentar parece a menudo una tarea arriesgada que exige contar con el permiso de alguien. Por tanto, otorga autoridad a tus colaboradores para que prueben cosas nuevas. Lo más probable es que te sorprenda el gran número de mejoras que sólo estaban esperando la oportunidad de ser aplicadas.
  5. Busca oportunidades para organizar una sesión de brainstorming que ayude a dar nuevas respuestas a los viejos problemas. A veces se ha vivido tanto tiempo con ellos, que es posible que se haya renunciado a resolverlos. Éste es el momento no sólo de encontrar una respuesta correcta, sino también de dar con un número mucho mayor de soluciones.